RECOMENDADO

Las salas 4DX llegan a Chile de la mano de Cine Hoyts

En la sede La Reina de la cadena Hoyts, se inauguró la primera sala en Chile con tecnología 4DX.

Con la exhibición del estreno de “Turbo” en éste formato, Francisco Schlotterbeck, Gerente General de Hoyts y el representante de 4DX de Corea del Sur, Theodore Kim, presentaron oficialmente este formato en nuestro país. Un sistema que pretende marcar un hito en cuanto a entretención de cine comercial.

La sala 4DX incorpora al tradicional cine de 3D, butacas móviles que cuentan con tres grados de libertad de movimiento, juegos de luces, sonido envolvente y efectos, tales como viento, agua, vibración, cosquilleo, olor, humo y destellos estroboscópicos. “Es la primera sala de un total de 8 que vamos a inaugurar en 2013 a 2014. Nuestras próximas salas durante este año serán Estación Central, Maipú y Parque Arauco”, explicó Schlotterbeck.

El precio de entrada inicial es de 9.500 pesos, con descuentos para niños y clientes Movistar. Para justificar el alto precio de la entrada, Schlotterbeck explicó que “la tecnología asociada y el sentimiento de poder ver una película en formato 4DX es algo completamente distinto a la que el público está acostumbrado a ver”. Agradeció al equipo técnico de Chilefilms, quienes respaldaron el trabajo que permitió tener en funcionamiento la sala en un período récord de dos meses y medio, en vez de los 4 a 5 meses que se requieren normalmente.

Por su parte Theodore Kim manifestó el desarrollo que el cine ha tenido desde el 2D Blanco/negro, a 2D a color, luego 3D y ahora a “4DX”, por lo que espera que este sistema se convierta en una revolución. “Hablo español muy poquitamente, pero el 4DX es la raja”, concluyó Kim inusualmente coloquial, generando una carcajada general.

Las próximas películas disponibles en este formato incluyen “Titanes del Pacífico”, “Wolverine” y la próxima “Viaje a las estrellas.

Experimentando el 4DX

Así luce la sala 4DX del Hoyts La Reina

Así luce la sala 4DX del Hoyts La Reina

Como principio de entretenimiento, no se trata de un sistema muy novedoso si convenimos en que este tipo de cines se ha desarrollado durante décadas en parque temáticos. Sin embargo, el nivel de perfeccionamiento actual, permite delimitar la experiencia a la cotidianeidad de una sala de cine y con la duración que requiere un filme de largometraje.

“No todas las películas están en 4D. Son películas que la gente de 4DX de Corea del Sur coordina directamente con los estudios en Hollywood, para poder tener estos efectos y ser aprobados por los productores”, explica Schlotterbeck. Esa es quizás la principal ventaja de este sistema, pues personaliza la experiencia a las películas que exhibe y no las “trata” en una línea de procesos como la frustrante conversión estereoscópica de una película 2D a una 3D.

Personalmente tres cosas me llamaron la atención positivamente del sistema:

1) los movimientos de cámara son complementados con suaves movimientos de las butacas lo que permite, por ejemplo, “sentir” el tilt-down de la grúa desde un plano general hasta un plano detalle, casi como si se estuviera volando junto a la cámara.

2) Las escenas de cámara subjetiva desde el interior de un auto. El movimiento de las butacas recrea la vibración del motor y uno siente que se encuentra dentro de un vehículo motorizado.

3) Los olores. Toda una novedad. Disfruté el olor de las plantas del jardín, donde los caracoles de “Turbo” trabajaban, así como una escena en donde uno de los personajes se sirve una taza de café y esparce el aroma por toda la sala.

Asimismo, no disfruté algunos recursos del sistema, como el agua en la cara (fue sólo agua, pero en mi mente era un tomate podrido). Violentos movimientos que complementaban persecuciones y caídas. Vientos para acompañar elementos fugaces que molestaban como si una mosca hubiera entrado en la sala, y superponían el sonido del artefacto, por sobre el diseño sonoro del filme. En fin. Recursos que en vez de complementar la experiencia visual, la desfragmentaron, generando mi distracción en lugar de mi interés. En mi dispersión pensaba “echo de menos el sentirme relajado viendo la historia en la pantalla gigante sin accesorios más que una bolsa de palomitas”. Luego me di cuenta que esta experiencia, más que una percepción de cinematografía, se trata de un juego de entretenimiento no muy distinto al que se encuentra en un parque de entretenciones. Las carcajadas de un niño de 11 años sentado junto a mi me dieron la razón.

(c) Hugo Díaz

3 Comentarios

  1. ahh… con ese comentario me dieron ganas de ir, aunque igual debe ser chocante tantos efectos al mismo tiempo. Recuerdo que había un cine similar, quizás menos bakán, en La Serena, pero las funciones se limitaban en tiempo… no eran para ver una película completa… supongo que es demasiada sobrecarga sensorial para 2 horas.

  2. Suena muy interesante. En lo personal, iría a ver una película que me llame la atención por lo entretenida más que por las ganas de verla, al igual que lo hago con las películas 3D, por el mismo tema de las distracciones que desvían la atención del contenido del film. Si bien era un poco obvio, es bastante deseperanzador el precio, habrá que esperar algún concurso jeje

  3. ¿Y la película propiamente tal cómo es? Creo que iré a verla para conocer el 4DX, aunque tal como dices he entrado en algunos parques de Orlando con este sistema y a pesar de que me ha gustado mucho siempre son exhibiciones cortas, no sé si un largometraje se haga muy “pesado” con estas sensaciones. Espero que el descuento con Movistar sea bueno para probarlo aunque sea una vez. ¡Saludos!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>