Crítica de cine: “Las inocentes” (The Innocents)

En temas de guerra nada puede sorprender. La crueldad y aberración humana llegan a su plenitud, mostrando lo peor del ser humano.

En plena Segunda Guerra Mundial, una monja de un convento en Polonia recurre a una joven enfermera francesa para que socorra urgentemente a una de las devotas que estaba a punto de morir. Rompiendo toda regla y votos sacerdotales, permite el ingreso de la foránea. Para sorpresa de la enfermera la mujer socorrida no estaba enferma sino que estaba a punto de dar a luz a su hijo. Se explicó a la enfermera que era una mujer que ayudaron, ya que su familia la echó de su hogar al saber que estaba embarazada, pero no tardó en descubrir que la Madre Superiora quería esconder un terrible secreto: fueron violadas durante semanas, primero por soldados alemanes y luego por soldados rusos. 20 monjas de un recóndito convento en la ciudad de Varsovia en Polonia estaban embarazadas. “Mientras el drama de la guerra para muchos está terminando, para nosotras acaba de comenzar”.

Basada en una historia real, “Las inocentes” es una película dirigida por la luxemburguesa Anne Fontaine, quien ya nos había dejado un grato sabor con “Coco antes de Chanel” (2009). Anne nos presenta un drama de características monstruosas con una parsimonia y elegancia dignas de admiración. La técnica en la luz utilizada da, primero, la sensación de estar en ese gris 1945 y, segundo, insistir en una atmósfera de pesar cargada de ira y depresión. Nunca sale el sol, literal y metafóricamente hablando.

La vergüenza y la culpa son los sentimientos que marcan el hilo conductor del filme, en donde estas mujeres fueron golpeadas por la ironía de la vida, y deben sobrellevar una marca indeleble y dolorosa que tratarán por todos los medios que no salga a la luz pública, ya que de ser conocido puede significar el cierre del convento, además de quedar expuestas a ser apuntadas con el dedo poniendo nuevamente la vergüenza y la culpa en la mirada de la sociedad.

Aparte del drama planteado, Anne se detiene a que el espectador vea las distintas reacciones de las “hermanas” con respecto a la maternidad, su propia maternidad, llegada de manera tan violenta como cruel. Dada su naturaleza católica, el aborto no asoma jamás como alternativa, por lo que cada monja cargará a su manera con la gestación, algunas lo desearán con ansias, otras lo rechazarán desde las entrañas y también con el corazón. Interesante punto de vista dadas las circunstancias actuales en nuestra sociedad donde en Chile, por ejemplo, se debate el “aborto tres causales”, donde una de ellas es justamente el embarazo producto de una violación. Si bien en la película no hay derecho a debate ni discusión, sirve de ejercicio para uno mismo, lejos de juzgar, para tratar de empatizar en tamaña tragedia.

Una muy buena película, de excelente fotografía. La música es lo más bajo del film, en donde sí destacan los roles principales. No se la pierda en cines.

 

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @SoloBernal_

 

Ficha Técnica:

Título: Las Inocentes (The Innocents)

Director: Anne Fontaine

País: Francia | Polonia

Duración: 115 minutos

Elenco: Lou de Laâge, AgataBuzek, AgataKulesza, VincentMacaigne

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *