Crítica de cine: “El sueño de Walt”

“Mary Poppins” fue una de las grandes películas del año 1964. Éxito comercial para Walt Disney, quien ya contaba con decenas de premios y una fama internacional indiscutida. Lo que poco se sabe de esta cinta es como se gestó, cuán distinta es de la obra literaria que la inspira y los problemas que tuvo Disney para que la autora de la novela, P.L. Travers, le permitiera hacer la película. Y de esto precisamente se trata “El sueño de Walt”.

La película comienza en Inglaterra, mostrándonos a P.L. Travers, una mujer en sus cincuenta años, solitaria y malhumorada, a quien su agente le dice que ya no le queda más dinero. El hombre le recuerda que Disney ha vuelto a insistir, como lo ha hecho por veinte años, en adaptar su novela “Mary Poppins” al cine, y que es la única opción que la mujer tiene para salir de sus deudas. Sin embargo la arisca escritora no tiene el más mínimo entusiasmo por entregar los derechos de su obra, pues desprecia todo lo que Disney significa. Sin embargo, la necesidad económica la obliga a darle una oportunidad al padre de Mickey y viaja a Estados Unidos para conocerlo y analizar el asunto.

Travers tiene un carácter fuerte y complejo y desde un principio le pone a Disney una serie de condiciones para hacer la película, condiciones que están en directa contraposición con la visión que tiene Disney de “Mary Poppins”. Así es como, a regañadientes, la autora se pone a trabajar con el equipo de guionistas de la película y tratar de que esta refleje lo que ella quiere, en una abierta lucha de egos con Disney.

Paralelamente, el filme nos va narrando la historia de la familia Goff, donde el padre es un gerente de banco que adora a sus hijas, pero que tiene problemas para controlar su alcoholismo. Poco a poco el espectador irá descubriendo como esta historia y la de “Mary Popins” están relacionadas, e incluso se irá develando la importancia que tenía en la obra original el señor Banks, un personaje que, para los que vieron “Mary Poppins” es más bien secundario. Sin embargo, no hay que olvidar que el título en inglés de esta película es “Saving Mr. Banks”.

El equilibrio entre estas dos narraciones está muy bien logrado. La trama avanza de manera tal que lleva al público por todas las emociones, incluyendo varios toques de comedia. En gran parte la responsable de este logro es Emma Thompson, quien interpreta a P.L Travers, en un papel que le queda como anillo al dedo. La avezada actriz se lleva gran parte del peso de la película, y lo hace con grandeza. Un rol por el que probablemente recibirá algún premio en el futuro.

Mientras tanto, en la cinta se muestra a un Walt Disney amable y gentil con sus trabajadores. Interesante elemento considerando que una de las huelgas de empleados más famosas de la historia de Hollywood (en 1941) es precisamente la de los estudios Disney. Pero esto es harina de otro costal. De todas formas, la interpretación de Tom Hanks del mítico productor, se hace verosímil para el espectador, pues lo muestra como un hombre obsesivo, complejo, y con algunos vicios, es decir, más que a una leyenda, la película muestra a un ser humano y además un empresario, que no cae precisamente bien. De hecho Travers hace varias comentarios sobre lo que piensa de Disney, como una vil máquina de hacer dinero. Detalle no menor, considerando que la cinta es de la factoría de Disney Pictures, aún cuando la autocrítica solo llega, obviamente, hasta cierto punto. Finalmente, y como todos sabemos, Disney se salió con la suya mientras la escritora hasta el final de sus días renegó de la película. Algo que en “El sueño de Disney” no queda del todo claro.

También los personajes secundarios son muy relevantes en esta historia. Por un lado Paul Giamatti, quien hace del chofer de la señorita Travers y a la vez una especie de “Pepe Grillo” de la escritora, y por otra parte Colin Farrell, el mencionado padre alcohólico de la familia Goff y protagonista de algunas de las mejores escenas de la cinta.

Para finalizar, es preciso decir que nuevamente la fórmula Disney funciona y se logra, en este caso, una hermosa película para ver, idealmente en familia.

© Juan Carlos Berner

“Saving mister Banks”

EE.UU., 2013

Dirección: John Lee Hancock

Elenco: Emma Thompson, Tom Hanks, Colin Farrell, Jason Schwartzman, Kathy Baker, Paul Giamatti

Autor:

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *