“La Muerte de Superman”: DC sigue mandando en la animación

Por muy nefasto que haya sido el mercado de adaptaciones a películas de DC comics, hay que reconocer que han hecho un trabajo muy superior en el área de la animación, pues acá tienen una agenda propia y no han intentado ser el primo pobre de Marvel. Porque en lugar de escribir argumentos que satisfagan el paladar millenial, lo que han hecho es adaptar historias que se hicieron en los comics más exitosos. “La Muerte de Superman”, estrenada hace poco, es un ejemplo.

Allá por los años 90 el personaje de Superman era poco rentable, sus ventas ya no eran las de antes, y el público prefería personajes menos planos y no tan ingenuos. Lo que funcionaba en los 40 ya no lo hacía igual, y eso es algo más que obvio. La decisión editorial fue entonces matar al personaje, para darle una sepultura digna en lugar de relegarlo al olvido.

La historia de entonces fue un crossover llamado “La Muerte de Superman” y nos muestra a un nuevo enemigo, Doomsday, un personaje sin mucha gracia con el que no supieron hacer nada interesante luego de esta historia. Básicamente era pura destrucción y rabia, y atacó porque sí a Metropolis, barriendo el piso con La Liga de la Justicia, para luego enfrentarse con el chico de la S en el pecho, batalla en la que ambos se dan muerte.

Pero los caminos del Señor son misteriosos. El magnacidio, en lugar de enterrar a un personaje con lo que ya no se hacía nada interesante, le devolvió la popularidad de inmediato, obligando a todo el mundo a reconocer que Superman era el héroe por excelencia y si bien otros superhéroes se veían más cool o taquillas, él fue el que inspiró a todos los demás. Fue entonces cuando Dc Comics decidió explotar la saga y sacar “El Reino de los Supermanes” en donde aparecían cuatro nuevos Supermanes decididos a llenar las botas del finado, y mostrar a una Metropolis caótica, intentando sobrevivir en un mundo sin su héroe que le solucionaba todos los problemas.

La película adapta el arco de la muerte, pero obviamente prepara todo para futuras películas sobre el Reino de los Supermanes, presentando a personajes que acá no tienen mucha relevancia, como Han Henshaw, el Erradicador, John Henry Irons, y un misterioso clon de Superman en laboratorios Cadmus, pero que en futuro serán cruciales.

El éxito de esta película reside en el hecho de que toma una historia antigua y la adapta a códigos más modernos, como a los ciudadanos que graban con su celular la pelea entre Superman y Doomsday. Y si bien la historia parte algo lento, se preocupa de preparar el terreno mostrándonos a Superman como un ser humano, no solo un héroe, y su relación con sus padres, su novia Lois Lane, su enemigo Lex Luthor, sus amigos de La Liga de la Justicia, y otros amigos humanos. Gracias a esto, aunque sepan en qué terminará la película, la víctima es alguien que te importa a ti y a todo Metropolis, ya no es solo un forzudo en mallas con capa (Algo similar a lo que se intentó hacer con Batgirl en la adaptación animada de “La Broma Asesina”, sin mucho éxito).

Otro acierto fue usar a los personajes de La Liga de la Justicia que todos conocen: Wonder Woman, Flash, Batman, Martian Manhunter, Aquaman, Green Lantern, Cyborg, en lugar de La Liga a la que se enfrentó Doomsday en los comics, integrada por segundones que solo los fanáticos de la historieta podrían reconocer. Y por supuesto, las escenas de acción son increíbles y uno de los puntos fuertes de la película.

Seamos sinceros. “La Muerte de Superman” no tiene un villano muy complejo y es más que nada una pelea entre dos tipos super poderosos. Sin embargo, está muy bien contada, profundiza en todos los arquetipos del mito de Superman, y te hace esperar con ansias las próximas películas de “El Reino de los Supermanes”. Y esperemos que lo hagan bien. Que Rao nos escuche.

Por Felipe Tapia, el crítico que ama la gnutella

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *