Doctor Who: Temporada 11 ¿Sobrevivirá?

 Doctor Who: Temporada 11 ¿Sobrevivirá?

Sin duda la regeneración más polémica de toda la serie ha sido esta. La Treceava ha sacado ronchas, y a partir de ahora, cualquier crítica que se le haga a la serie en sí, tendrá que pasar obligadamente por la cuestión de género. Sabemos que algunos grupos presionan por que se hagan versiones negras, femeninas o de otro tipo de arquetipos de la cultura de masas, que por mucho tiempo fue predominantemente blanca, masculina y hetero. El problema es que esos personajes son, de alguna forma, una muestra o referente de cómo era la sociedad antaño. De acuerdo con que se hagan nuevos personajes interpretados por minorías, pero ¿Hace falta modificar los que ya existen? Barbara Broccoli (Ese es su apellido, se los juro), feminista y dueña de la franquicia James Bond, se negó a cambiarle el género al agente secreto, precisamente por eso, porque el personaje es una caricatura del hombre machista de décadas pretéritas, y cambiarlo sería someterlo a un blanqueamiento ¿Ha pasado eso con “Doctor Who”?

El asexuado alienígena fue dotado de una sexualidad innegable cuando regresó en los años 90, y luego el 2005, involucrándose con sus compañeras más allá del deber, cosa que en la serie clásica no había pasado nunca. La inclusión de Tennant como un Doctor guapo y encachado suponía que se le estaba dando al público lo que pedía: una historia de amor entre chico y chica. Y tal parece que lo que ocurre en la actualidad es lo mismo. Se está apuntando a un mercado. Recordemos el último especial de navidad: el Doceavo se encontraba con el Primero, un viejo amargado que mira en menos a las mujeres, como para mostrarnos que incluso el Doctor, un extraterrestre de una sociedad sumamente avanzada de miles de años, tenía los mismos prejuicios en los años 60, los cuales ha cambiado por una visión más progresista esta época (De hecho, Doceavo se avergüenza de haber sido así). Resulta curioso para un ser que no está sometido a la visión lineal del tiempo, seguir sometido a la evolución occidental del pensamiento terrestre. Eso, junto con haber mostrado a Missy, la regeneración femenina de The Master, fue toda una preparación para lo que estaba por venir.

El problema con “Doctor Who” no es que el nuevo sea mujer. Es que ya no sorprende. Cuando un Doctor nos deja, anuncian al nuevo antes de mostrarlo en la serie. Lo mismo para los companions. ¿Qué sentido tiene verlo si sabes lo que pasará al final?

Pero ya me fui por las ramas. No he comentado nada de la temporada. Como dije al principio, es difícil no hacerlo sin pasar antes por el tema del Doctor mujer. En primer lugar, hay que reconocer que Jodie Whittaker lo ha hecho bastante bien. Es carismática, espontánea y cumple tanto en los momentos de acción como los graciosos. Sin embargo el personaje se siente un tanto estancado, como si la mayoría de sus frases fueran algo forzadas. Cuando un personaje le pregunta si sabe lo que hace ella responde : “Para nada”, cuando es obvio que terminará salvando el día, como siempre hace. Es como si el personaje se estuviese convirtiendo poco a poco en un refrito de sí mismo. Pero ojo, que el género no tiene nada que ver en esto.

Otro punto es la desmedida cantidad de companions. Pasamos de una companion a tres de inmediato, como si la Doctora mujer necesitara más personajes para sostenerse ¿O le estoy buscando la quinta pata al gato? Esto, sumando que los companions representan a sectores específicos de la sociedad, un viejo, un negro y una india, nos hace sospechar nuevamente que este cambio radical es más por una cuestión política. Y sí, ya sé que antaño el Doctor ha tenido más de un companion, tanto en la serie clásica como la nueva, y que por su personal han desfilado viejos, negros, y todo tipo de ayudantes, pero no de esta manera. Pero en fin. Vamos a darle el beneficio de la duda. Quizá varios personajes puede ser una innovación interesante, ahora que las relaciones mentor/alumna o héroe/chica linda ya estaban medio saturadas. De hecho, puede que esta agrupación se parezca un poco a la que había en los primeros episodios del Cuarto Doctor Tom Baker.

Respecto a la trama de los dos primeros episodios, las historias se han sentido medio flojitas, como hechas sin mucho esfuerzo. Personajes que aceptan de buenas a primeras todo lo que pasa, que colaboran entre sí sin conocerse, y desenlaces desinflados (Sobre todo el del segundo episodio, en el que la carrera acaba de manera abrupta y sin darnos a entender un contexto para la historia). En ocasiones la nueva temporada recuerda a la fallida serie “Class”, spin off de “Doctor Who” que no pasó de la primera temporada.

Sin embargo, insisto en aclarar un punto: esta decadencia no es culpa de Jodie Whittaker. Hace tiempo que los guiones de la serie no tienen la prolijidad de antes. Pasan muchas cosas simplemente porque sí, porque los creadores cuentan con una audiencia ya conquistada que les sigue el amén y ponen de su parte para las situaciones más descabelladas. Y estaba bien, hacíamos concesiones, era parte de la diversión. Pero ¿La Doctora cayó desde el espacio a la Tierra sin hacerse daño? ¿El Doceavo tenía un trabajo en una universidad y designó como compañera a una negra lesbiana que trabajaba en la cafetería solo porque sí, en lugar de presentarnos como Dios manda al compañero de la temporada con una historia, como pasó con Rose, Amy, etc.? Nada de esto ha sido culpa de Jodie Whittaker. Pero lamentablemente, ella será a partir de ahora el chivo expiatorio de todo lo malo que tenga el programa. Y eso no es justo. Pero bueno, supongo que ella sabía en lo que estaba metiéndose cuando aceptó el papel. Así que si las cosas no cosechan el éxito esperado, tampoco se vale justificarse con que se es mujer.

Quiero equivocarme y creer que, como pasó con el anterior Doctor, habrá un altibajo en la calidad de los capítulos. Que por cada dos malos seguirán otros tres buenísimos. Los episodios de dos partes de la dos últimas temporadas estaban muy buenos, en su mayoría. Quizá esa podría ser una buena estrategia que funciona, y combinada con el aumento en el reparto, podría revivir la franquicia.

No soy de los que se tiran de los pelos por la nueva Doctora, pero no por eso voy a ponérselos fácil. No basta con darle a la audiencia progre lo que demanda. “Doctor Who” se trata precisamente de contarte lo que no esperabas. ¿Quieren demostrarnos que el género no es decisivo en la calidad del personaje o el programa? Perfecto, estoy abierto a la posibilidad. Demuéstrenmelo. Sorpréndanme. Cállenme la boca. Pero esfuércense un poco más.

Por Felipe Tapia, el crítico al que sicopateas por Facebook

Cine

Related post

2 Comments

  • Flojas las 2 primeras historias. Falta la sorpresa y lo raro, por no decir lo rarazo, como siempre h sido Dr. Who. Ya en la temporada anterior note cierto facilísimo en algunos capítulos.

    • La verdad es que la nueva temporada deja bastante que desear. Es otra serie..Tengo la teoría de que el nuevo showrunner no se quiso arriesgar y creó una serie de “equipo”, pero así y todo los personajes no son interesantes ( absurdamente planos y poco carismáticos ) y menos las tramas, que no sorprenden para nada. Ojalá mejoren, pero veo difícil que la serie pueda remontar así como va.. Es la primera vez desde el 2005 que no me engancho con los primeros capítulos de la temporada. Creo que Jodi debiera tener un companion con química y un buen arco dramático para ella. Y dejar de lado la corriente “Me too” y la onda inclusiva solo porque sí, No se trata de ser políticamente correcto porque está de moda. Se trata de hacer buena televisión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público.