Comienza versión 2016 del Festival Internacional de Cine de Lebu

 Comienza versión 2016 del Festival Internacional de Cine de Lebu

 

Del 5 al 11 de febrero próximos se realizará la decimosexta versión del Festival Internacional de Cine de Lebu, uno de los más importantes a nivel nacional, que ha logrado convocar en 15 años de existencia a participantes de 56 países y exhibido más de 20 mil cortometrajes. Encuentro cinéfilo consolidado y reconocido, este año llegaron 1.748 cortometrajes para la competencia. El país invitado es Guatemala.

Es el primer festival en Chile en llevar cine donde ni siquiera había energía eléctrica, y el pionero en instalar en su programación un taller de realización audiovisual para niños en técnica stop motion, lo que ha estado presente de 2004 a la fecha.

Incrédulos estaban los habitantes de la provincia de Arauco en febrero del año 1999, cuando se realizó el Primer Festival de Cine Latinoamericano Caverna Benavides, en la localidad de Lebu. Y no sólo porque no estaban acostumbrados al acceso a bienes culturales, sino también porque ver cine en una caverna, sin energía eléctrica, no era algo que podían imaginar fácilmente.

Claudia Pino cuenta que “la primera edición fue muy difícil”, debido a la factibilidad técnica de la caverna, a la necesidad de financiamento y de convocatoria, que esa vez llegó a los 150 espectadores. “Ya para la tercera edición se volvió un éxito. La caverna se repletaba, tuvimos gran presencia a nivel regional y nacional y se comenzó a hablar del festival en el medio audiovisual chileno. Tuvimos presencia de destacados actores y directores, y los auspiciadores comenzaron a acercarse”, recuerda Pino.

En 15 versiones, han llegado más de 20 mil cortometrajes provenientes de más de medio centenar de países. El 2016 Guatemala será el país invitado y participarán 56 países.

Para su fundadora, FICIL es un certamen integrador, con entrada liberada, que se exhibe en espacios naturales como lo son el Lago Lanalhue en Cañete, donde se instala el telón dentro del lago a través de balsas, algo único en el mundo. Parte en Concepción, continúa a Cañete y finaliza en Lebu, localidad que tiene alrededor de 26.000 habitantes.”Si se compara con otras ciudades puede resultar pequeña, pero el que sean menos o más habitantes no es restricción para entregar acceso de calidad a la gente, por eso hacemos unfestival de alta calidad técnica, en invitados y contenido”, puntualiza.

FICIL es el único festival con la modalidad de subsedes en Cuba, España y Guatemala con una programación durante los mismos días del certamen; fue el primero en Chile en instalar en su programación un taller de realización audiovisual para niños en técnica stop motion, desde el 2004 hasta hoy. “Varios certámenes hoy lo realizan, pero nos enorgullece haber marcado pauta y continuar haciéndolo, este año con “Filma en Bio Bio”. Realizamos un certamen audiovisual relevante a nivel nacional e internacional, en zonas de Chile donde no hay salas de cine”, añade Pino.

Explota la caverna

La cuarta versión, la del 2003, marcó la explosión del certamen: de dos mil subió a más de 10 mil asistentes, y tuvo la participación de destacados actores y directores de diversos países. El director chileno Jorge Olguín participó en aquella edición del 2003 con su película “Sangre Eterna”. “Conocí el festival cuando aún era en la caverna Benavides, una catedral natural. Mostrar mi película ahí es de las imágenes más bonitas que llevo en mi ADN”, comenta y agrega que en el Festival Internacional de Cine de Lebu “se genera una instancia fabulosa, una red de contactos increíble”. Destaca principalmente “la cercanía que tiene el festival con las comunidades, porque se tiene contacto directo con el espectador, logrando diálogo y puntos de vista interesantes”.

FICIL ha ido quemando etapas. Para la quinta versión se logró proyectar en 35 mm, siendo un hito a nivel nacional. Ese año la Asociación de Periodistas de Espectáculos (APES), premia la iniciativa por su aporte trascendental al espectáculo regional, junto con un reconocimiento de mineros lebulenses, por el desarrollo y el acercamiento a la cultura para sus familias.

El 2010 cambió de nombre al de Festival Internacional de Cine de Lebu (FICIL), y reunió a participantes de Latinoamérica, Europa, y sitios tan lejanos como Irán. Desde esa versión, la caverna Benavides ya no ha podido ser la sede, pero se está trabajando para volver al origen. Durante varios años, el festival también se llevó a Isla Mocha,  y actualmente está presente en Barcelona, La Habana y Guatemala como subsedes.

“Cuando empecé a ir, hace como 10 años, me cautivó el entorno, me impresionó la calidad de la gente, la cantidad de países que envían lo mejor para mostrar”, dice la actriz Teresita Reyes. “FICIL es un festival que tiene una calidez única, que transforma a la gente, y lo único que quieres es volver”, asegura. “Lebu tiene magia; algo pasa ahí”, agrega la actriz, “una semana de unión y comunicación, donde no existen los egos”.

Oportunidades versus dificultades

Proyectar cine en una caverna y en un lugar con poco acceso al cine no han sido dificultades para la organización, más bien oportunidades. “Poder integrar programas de formación de audiencias, que hace ya algunos años vemos orgullosos resultados, de un público informado, opinante”, dice Pino. Las mayores dificultades tienen que ver con conseguir año a año el financiamiento, porque pese a ser una actividad con fuerte compromiso social y cultural, ha habido años en que no se han obtenido los fondos de gobierno, pero se ha realizado igual, más reducido, pero con el mismo nivel en contenido. Otra dificultad tiene que ver con la infraestructura hotelera de Cañete y Lebu, que se copa durante los días que se celebra el certamen, “tenemos limitación en cuento a cantifad de invitados porque llega un punto en que simplemente no hay más camas”, explica Pino.

El Festival Internacional de Cine de Lebu es considerado el tercero más importante en Chile. “Esto no lo decimos nosotros, sino destacados directores, productores y autoridades en el ámbito cultural y de la gestión. Este año, Olguín participará como jurado en la categoría de cine de Pueblos Originarios. “El festival tiene muy buen nivel de invitados y producción, y ahora con esta categoría se logra también una mayor profundidad en los contenidos”, puntualiza.

Related post

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público.