“Twin Peaks” Lynch en toda su magnitud

Un extraño culto se creó en torno a Twin Peaks. Una serie de los ‘90 que provocó conmoción por los misterios que se daban a conocer en torno a la joven Laura Palmer, tanto en su vida oculta como en su escabrosa muerte.

Twin Peaks es un pequeño pueblo al norte de Estados Unidos cerca de la frontera con Canadá y como buen pueblo pequeño, existen varios personajes excéntricos y especiales que transmiten al espectador una calidez y extraño cariño a lo criollo y al provinciano clásico de este país. Pero bajo esta afectuosa comunidad se esconden oscuras intrigas como el tráfico de drogas, la prostitución y extraños sucesos paranormales.

La historia comienza con el encuentro del cuerpo de una conocida joven de gran belleza y muy querida por todos, Laura Palmer. Esto produce conmoción a los habitantes de Twin Peaks, ya que cada uno compartía alguna vivencia personal con la joven asesinada. Es acá cuando el verdadero protagonista hace su aparición, el agente David Cooper, un positivo y educado agente del FBI con poderes extrasensoriales que, en visiones y sueños es ayudado por misteriosos personajes.

Esta serie desarrolla de manera muy elegante lo bajo y sórdido del ser humano. Si bien a medida que se van conociendo detalles de esa última noche con vida de Laura Palmer la historia se va volviendo más aberrante, el surrealismo del director y el juego de personajes estrambóticos hacen que uno se hipnotice por la historia y por el querer saber aún más.

La música, a su vez, nos transporta a un espacio tranquilo y lleno de sensualidad, dándole un sabor exquisito a algo que suele producir rechazo, gran merito del compositor Angelo Badalamenti (“Carretera perdida”, “La ciudad de los niños perdidos”, “Corazón salvaje”)

Otra cosa interesante de esta historia es como los personajes van cambiando y mutando de villanos a héroes o de dramáticos a cómicos, puesto que la historia va tomando múltiples aristas dando a entender que en Twin Peaks todo puede pasar. Pero esta vorágine tiene un cauce que une todas estas historias y le dan lógica a cada una de ellas. Este núcleo de la serie es lo paranormal que ronda por el pueblo y nace del bosque. Una especie de bien y mal que conviven juntos en una suerte de portal y que es responsable de todo lo malo y toda la ayuda recibida por el protagonista. Un enano y un gigante pertenecientes a este mundo onírico, se aparecen constantemente en sueños y epifanías del inspector Cooper, y a través de pistas surrealistas y visiones bizarras se van descubriendo los misterios de esta trágica muerte. Una bellísima forma de desarrollar una trama tan usada como la muerte misteriosa de algún personaje, Twin Peaks nos cuenta la trama como un sueño que se mezcla con la pesadilla del asesinato y un mal tangible materializado a través de un hombre de temible aspecto.

A la vez, Laura Palmer es un retrato de Twin Peaks en sí, ella representa la belleza física y la ternura de un pueblo alejado de la civilización pero que esconde todo lo malo y terrible de este lugar, interpretado en la vida paralela de esta supuesta perfecta chica de 18 años.

GordonCole

Para la segunda temporada, la producción de la serie solicitó a Lynch que develara la identidad del asesino, y causa un poco de extrañeza como un posible final de la serie aparece en los primeros capítulos de la segunda temporada. Esto produce que la historia tome un vuelco ya que el centro de atención deja de ser Laura y comienza a ser este mundo paralelo y mágico que se encuentra en algún lugar de este autóctono pueblo. Por consiguiente y como era de esperarse, esto produjo la falta de interés de los espectadores, y a mi parecer, el cambio es confuso y menos intrigante. Pero el final de esa temporada y de esta gran serie es una belleza y un arte que refleja todo lo que Lynch es, como si le hubieran dado rienda suelta a su originalidad e imaginación.

¿Por qué causó tanto éxito esta serie? Mi sensación es que es un efecto parecido a un puzzle, inconscientemente el cerebro no se queda tranquilo al dejar cabos sueltos y esta serie se encarga de agrandar este puzzle en vez de terminarlo, por lo que por cada pieza que se ponga, muchas otras aparecen en el camino. Esto unido con la mezcla de lo real y lo imaginario, la belleza de las imágenes, la música tan hermosamente creada y los personajes estereotipados, hacen de esta serie un camino imposible de dejar de recorrer. Si David Lynch retomase la historia donde la dejó, volvería a ser el éxito de antaño, ya que es una historia transversal en el tiempo y de interés, incluso en nuestra época.

¿Tú sabes quien mató a Laura Palmer? Yo sé quien fue.
Disponible en Netflix.

©Por Macarena Icaza

Author:

Share This Post On

2 Comments

  1. Quiero puro ver esta serie . Saludos !

    Post a Reply

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *