La teoría sobre “Game of Thrones” como una hábil metáfora del cambio climático

Dicen que los sueños diurnos son la posibilidad de dar rienda suelta a nuestros deseos incumplidos y metas frustradas. De ser cierta esta teoría psicoanalítica, la avalancha de teorías sobre “Game of Thrones” vendría ser una manera de paliar la larga espera por la temporada final. La mayoría de las teorías son sobre el posible final, el supuesto nuevo sucesor al trono o la identidad de algún personaje, pero ninguna está tan vinculada a nuestra realidad como esta ¿Tiene “Game of Thrones” una lectura política más allá de la búsqueda por el poder?

Según esta teoría, los Caminantes Blancos o White Walkers son esa catástrofe que se acerca, y que solo podrá ser detenida con los esfuerzos combinados de todas las casa en disputa. Algunos dudan de su existencia y ridiculizan a quienes creen en esa superchería, otros luchan incansablemente para que se conozca lo real de esta amenaza. ¿Les suena conocido? Pues los Caminantes Blancos de nuestro mundo vendrían a ser, nada más y nada menos que el cambio climático.

Los gobernantes obtusos incapaces de ver más allá de su propia sed de poder, Donald Trump y Cersei Lannister, niegan totalmente la existencia de las respectivas amenazas a sus mundos. Los países más perjudicados son los pobres y periféricos, como los Salvajes.Y está claro que si las distintas casas no ignoran sus diferencias y se unen, nadie va a salir ganando finalmente.

Algunos expertos de la Guardia de la Noche como Jon Snow y aspirantes a Maestre como Sam, intentan crear conciencia sobre lo mortal de este peligro, pero son ridiculizados, pese a que son los que más saben del tema. Algunos sugieren que si Cersei es Trump, Sam es Al Gore y Snow es Angela Merkel, quien acoge a la enorme ola de inmigración pese a que muchos temen y detestan a esas personas salvajes tan distintas que nos invaden. “Todo invierno termina” lo intenta tranquilizar irresponsablemente el maestre, como cuando Trump dice “El cambio climático está revirtiéndose”.

George Martin dice en una entrevista “Hay asuntos que están ocurriendo en el mundo ahora mismo, como el cambio climático, que son una amenaza para todos. Pero la gente lo está utilizando como si fuera un arma arrojadiza política en vez de unir a todos. Así que he querido hacer una analogía no tan específica sobre algo moderno, pero sí de alguna manera general”. Así que parece que tan teoría no es.

Pero la relación sigue: el actor Nikolaj Coster-Waldau, también conocido como Jamie Lannister, es Embajador de Buena Voluntad de las Naciones Unidas, y viajó a Groelandia, uno de los lugares más afectados por el cambio climático, para registrar en Google View Street imágenes y videos de esta región, para proporcionar evidencia empírica, como el caminante blanco que le llevan a Cersei, de que la amenaza es real.


Según el actor: “Groenlandia, una zona que considero mi segundo hogar familiar, está cambiando mucho más rápido que cualquier otra parte del mundo; de hecho, los efectos del cambio climático en esta parte del planeta son muy fáciles de apreciar: a medida que el hielo se derrite y los glaciares se desmoronan, lugares que antes se encontraban cubiertos de hielo se transforman en tierras desiertas”.

Esperemos que nuestro mundo pueda hacer a un lado sus disputas y tomar conciencia sobre lo que está pasando. Mientras, pueden saber más con estos videos.

Fuente: veoverde.com, revistagq.com.

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *