Sobre la Nueva Doctora Who: ¿Es sexista rechazarla?

Esta semana las redes sociales ñoñas ardieron con la revelación de que el nuevo “Doctor” iba a ser una doctora: Jodie Whittaker encarnará al decimotercer Doctor. Un fenómeno similar se produjo con el remake de “Ghostbusters” el año pasado, primero por la inversión de géneros de los protagonistas, y segundo por la baja calidad del filme, pues al parecer todos los dardos estaban centrados en la inclusión de protagonistas femeninas. ¿Pasará lo mismo con “Doctor Who”?

En primer lugar, es muy difícil saberlo, pues si bien la serie sigue siendo bastante aceptable, con altibajos en sus capítulos (Algunos de relleno y otros muy buenos), la novedad se ha ido perdiendo desde sus primeras y legendarias temporadas (Hablo de la serie nueva, no la clásica, que también tuvo su comprensible descenso). Así que si la historia deja de ser tan buena, será muy difícil decidir si fue por un tema que no atañe a los géneros, o efectivamente, el manto del Doctor debe ser llevado por un hombre (Y lo mismo con James Bond, Harry Potter o Goku, así que no veo una lectura machista en pensar así).

Lo que sí creo que está mal y que va más allá del cambio de género, son dos puntos, el primero de los cuales sobre el cual he insistido durante antes del debut de Capaldi: Las redes sociales han jugado un rol fundamental para promocionar las series contemporáneas, lo que ha ido en detrimento del factor sorpresa, un elemento que antes era clave en “Doctor Who”. La salida o entrada de un personaje antes era una sorpresa total, y solo podías enterarte de la trama viendo la serie. Ahora, cada vez que un villano retorna, un acompañante nos deja o un nuevo Doctor se aproxima, Internet se encarga de avisarnos. Así, ya no vemos “Doctor Who” para impresionarnos, sino para corroborar lo que internet ya nos dijo: Que Clara Oswald se irá, que Capaldi está pronto a irse, que el viejo Master regresará, y ahora que el doctor será mujer. Ya no veremos el especial de Navidad para emocionarnos con una historia, todos esperamos, tanto los que están a favor como en contra, a la nueva Doctora. Digo ¿A nadie le molestó la abrupta y débil trama para incluir a la nueva acompañante Billie en el primer episodio? ¿Qué es lo que la hace tan especial por sobre el resto de la raza humana? Nunca lo supimos, porque los guionistas pensaron que debían ahorrarnos ese trabajo, pues Internet ya nos anunció que ella era la nueva acompañante. No se ganó su título, como Rose, Donna o Amy.

La serie se ha convertido en una fábrica de salchichas desechable, cuyos Doctores y acompañantes duran cada vez menos, y sus salidas son anunciadas cada vez con más anticipación ¿Quién va a encariñarse con Capaldi si nos anunciaron hace tanto tiempo que tenía pensado dejar el show? Lo cual me conduce a mi segundo punto:

Sabemos que el personaje del Doctor es voluble y que su personalidad cambia con cada actor, pero mantiene cierta esencia que es incorruptible: es un personaje sumamente inteligente, con un sentido de la moral elevado, ama las aventuras, ama aprender cosas nuevas y detesta la violencia. Evade las responsabilidades, no le gusta quedarse mucho tiempo en un lugar, y hasta ahí sería. Lo demás, corre por cuenta del guionista de turno, así que si se le da un buen tratamiento, podemos tener a un viejo gruñón, a un veinteañero hiperkinético, a un clon de Dr. House o a un galán rompecorazones. ¿Por qué no a una mujer? El problema con esto es que en este punto resulta bastante forzado y planificado, tanto así que resulta ser una Deus ex Machina.

Resulta una coincidencia del todo asombrosa que justo los dos Time Lords más importantes de la longeva serie justo ahora vienen a cambiar sus géneros, cuando antes jamás había pasado. En primer lugar, The Master regeneró en Missy, y si bien el personaje era un riesgo, funcionó bastante (Más como villano que como Vegeta para mi gusto). En la temporada anterior, cuando el Doctor se enfrenta a los Time Lords en Gallifrey, se nos muestra nuevamente a un habitante de ese planeta ser asesinado y luego regenerar en una mujer. Sucesos que jamás se habían visto y que justamente ahora comienzan a aparecer con más frecuencia. Como si quisiesen prepararnos para ello. Como si quisiesen decirnos: “Es posible regenerar en un género distinto”. A estas alturas todos sabíamos que era posible que eso le pasara también al Doctor ¿Se imaginan si Jodie Whittaker hubiese surgido sin esos dos precedentes? ¿Se lo imaginan sin anunciarlo antes por los medios electrónicos? Habría sido una jugada para la audiencia, pero prefirieron anunciarlo antes.

Por supuesto que la maniobra ha sido aplaudida por actores como Colin Baker, Billie Piper o Freema Agyeman. ¿Defensa legítima o falacia ad populum? ¿Es efectivamente un avance sobre políticas de género en comunicación y medios? Definitivamente no. No creo que la inclusión de personajes femeninos deba hacerse por motivos inclusivos, ni que deba pensarse que la incorporación de un Doctor femenino sea un avance, aunque claro, tampoco un retroceso.  Por otra parte, “Doctor Who” es una serie que ha estado estancada creativamente hace tiempo, repitiendo tópicos y copiándose a sí misma. Y no lo digo para criticar, ya que mantener este nivel de calidad luego de 54 años, y diez temporadas en la serie nueva, no debe ser cosa fácil. Así que quizás esta es una oportunidad de un cambio.

Recuerden que hace mucho tiempo aun productor se le ocurrió cambiar a un envejecido William Hartnell por Patrick Throughton para que la serie no muriese. Muchos fueron escépticos y pensaron que el show moriría. Pienso que hay que dar una oportunidad al nuevo personaje para ver cómo lo hace. Y si la historia decae, sería injusto atribuírselo a Whittaker, al menos en su totalidad. Lo que sí deberíamos estar criticando, con lo que los ñoños nos deberíamos encolerizar, es con esa manía de anunciar todo antes de la serie, de contarnos la historia antes de contarnos la historia. Complacer a una audiencia impaciente le está pasando la cuenta al Doctor.

Por Felipe Tapia, el crítico que se pone un calcetín en la entrepierna.

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *