Reseña: “Beatiful boy”

Beautiful Boy es un filme basado en las memorias de David Sheff y su hijo Nic, quién tiene un grave caso de adicción a la metanfetamina. La película muestra el lado honesto sobre la vida de los adictos y el dolor que experimentan junto a sus familias. Dirigida por Felix Van Groeningen, quien se encargó personalmente de hablar con los familiares y pasar tiempo con ellos para que todo en la película fuera lo más real posible.

David Sheff es un escritor cuyo hijo fue aceptado en seis universidades, pero que una tarde desaparece y no vuelve a casa por dos días.  Nic le confiesa a su padre que es debido a su adicción a las drogas y decide ir a rehabilitación. Es desde este punto que se produce una batalla interna en Nic por dejar las drogas que arruinan su vida, y de David haciendo un trabajo de investigación para poder ayudar a su hijo. Como es natural con este tipo de cosas, Nic se rehabilita y cae una y otra vez, y es aquí donde sobresalen la paciencia y amor que le tiene su familia. Cabe destacar que Steve Carell hace un buen papel, pero quién se lleva el papel de mejor actor en la película es Thimothée Chalamet, ya que vemos varias facetas en un adicto, como la furia, la depresión, la angustia, e incluso la de un ladrón.

Es un filme emocionante, pero su ritmo es muy lento y puede ser que muchos se aburran viéndola. Vale la pena indicar que esto está hecho a propósito para darle realismo a la película, pero aún así se pudo haber resuelto de mejor manera.

Por Pedro Ascui

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *