Ogú y Mampato, la serie: la importancia de la primera impresión

¿Cómo dejas contentas a todas las generaciones adaptando un comic de varias décadas de antigüedad? ¿Cómo te ganas a los dinosaurios que leían Mampato, a los de la generación X que compraban Cucalón, y los millenials que leyeron los tomos de Mampato y vieron la película de Cineanimadores? La respuesta la vimos este domingo 16 a las 9:00 en Chilevisión, con 4 episodios que resumían la primera historia del Cinto Espacio Temporal, y en la que el niño pelirrojo conoce a Ogú: Kili Kilis y Gola Golas. La primera historia corrobora que el proyecto de Animenta y Universidad Santo Tomás respetó totalmente a los fans más antiguos y puristas, pese a que la historia era más un entremés cortito para los episodios en la prehistoria. Los guiños a la obra de Themo pudieron verse en los personajes que estaban presentes en la federación galáctica: los extraterrestres altos y de una antena que aparecen en la historia “Los Verdines”, los Cuics y Perrinos sumisos de Alfa IV que aparecen en la misma historia, el marciano de la carrera espacial entre Marte y la Tierra de uno de los comics de Themo, incluso aparecen unos Flippo de “Lokan, el Bárbaro” (Habría sido genial un crossover. Ñoños, hagan su fanfic). Pero claro, no todo está hecho para los viejitos chuñuscos, y las nuevas generaciones también fueron tomadas en cuenta, con un aspecto visual acorde a la nueva época, y elementos identitarios de estos tiempos que corren, como tecnología de hologramas en los mensajes y el cinto.

El trabajo es bastante profesional, y uno podría ponerse quisquilloso y cuestionar algunas cosas: la relación entre Mampato y Xse es un poco menos cercana que el comic, se dicen ironías y comentarios propios de otros personajes (Como “¿Y qué esperabas, que te lanzaran flores?” o “¿Y qué crees que estoy haciendo?” cuando escapan), pero es un detalle que no interfiere con la amistad de ambos. La voz del Xaguso me pareció algo extraña. Esperaba una voz más aguda, algo tipo Gazú, pero supongo que ahí la culpa es de mis pésimos referentes culturales con los que crecí y no con el sello de los realizadores. Las otras voces están bien, personalmente nunca me molestaron las voces de “Ogú y Mampato en Rapa Nui” como a muchos, para mí eran lo menos malo de la película. La actual de Ogú recuerda un poco a la de Homero Simpson como muchos dicen, pero está bien, le queda al personaje.

¿Qué decir de la historia de Kiki Kilis y Gola Golas? Sumamente bien lograda, los diálogos son exactamente los mismos, y las escenas cinematográficamente están muy bien construidas, no son un calco animado del comic (Error que se suele cometer con frecuencia adaptando historietas y que entorpece la narrativa de la historia, pero aquí lo hicieron muy bien). La historia es fluida y envolvente. Personalmente habría dedicado una escenita en la que Mampato le enseña su lenguaje a Ogú, pues aquí pasa de hablar Gola Gola a castellano demasiado rápido. Recordemos que su versión del castellano es uno de los rasgos más característicos del entrañable personaje, y explicar cómo lo aprendió lo define bastante bien. En el comic Mampato se lo enseña durante el viaje a la aldea Gola Gola. Pero bueno, se entiende que cuando cuentas con tres episodios de 10 minutos para contar un comic tan emblemático, tendrás que meter tijera tarde o temprano, como la parte en que el valle se inunda y el dúo protagonista está en una caverna.

Como comentario final, los cuatro episodios me dejaron con ganas de más, lo que constituye un buen indicio. Los detalles mencionados se irán puliendo en el futuro, y esperamos que la serie siga tan bien encaminada. Porque creo que causó una muy buena impresión. Esperamos más historias, esperamos a Rena, Bromisnar, la Rebelión de los Mutantes, los Suterones, el Fitus Sapiens, los Vikingos, la Reconquista, Rapa Nui, Troya ¿Y quién sabe? A lo mejor incluso las historias que no alcanzaron el formato de comic, como El Tíbet y Los Mayas. Un hombre tiene derecho a soñar.

Por Felipe Tapia, el crítico que sabe lo que te gusta en la alcoba

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *