La macabra historia real que inspiró a “Stranger Things”

La fascinación que ha provocado “Stranger Things” en el mundo entero, no solo tiene que ver con la gran cantidad de citas y referencias a las más recordadas películas y series de los años 70, 80 y 90, ni con el enorme carisma que tienen todos sus personajes, elementos que ya por sí solos bastarían para ganarse el cariño de la audiencia.

Lo cierto es que la historia de “Stranger Things” es también fascinante, y gracias a la investigación del portal Thrillist ahora conocemos la principal fuente de inspiración de los hermanos Duffer, los creadores de la serie. Esta fuente es, por increíble que parezca, una historia real que supera en muchos casos a las más siniestras historias de terror y ciencia ficción, aunque claro, es muy probable que dentro de esta historia real muchas cosas no sean como los testigos narran. Así, esta es una historia real que se mezcla algunos elementos míticos y teorías conspirativas. De todas formas y aunque no se pueda comprobar la totalidad de los hechos, no deja de ser una historia muy interesante.

También te puede interesar: 6 cosas que ya sabemos de la segunda temporada de “Stranger Things”

“Stranger things” originalmente se vendió bajo el título de “Montauk”, y la historia transcurría muy lejos de Indiana, para ser más precisos, en el extremo este de Long Island. Esto era así porque la idea del contacto entre Eleven y el Demogorgon y que juntos hayan abierto el Upside Down, tiene sus raíces en un incidente que los denominados teóricos de la conspiración creen que ocurrieron en un lugar llamado Montauk en 1983, sucesos que habrían terminado con experimentos secretos del ejército estadounidense con niños durante más de cuatro décadas.

Todo esto comienza cuando un señor llamado Preston B Nichols lanza un libro llamado The Montauk Project: Experiments in Time en 1982. Según el documento, Nichols habría recuperado recuerdos reprimidos durante su paso como sujeto de una misteriosa investigación. Al poco tiempo, otras personas involucradas en el proyecto Montauk corroboraron las extravagantes afirmaciones de Nichols.

Con el tiempo, tanto Nichols como los otros afectados dieron numerosas entrevistas sobre su participación en experimentos con el espacio, el tiempo y otras dimensiones.

El experimento Philadelphia

En 1943 el ejército de Estados Unidos habría llevado a cabo experimentos secretos en el astillero naval de Philadelphia, Pennsylvania, buscando descubrir una forma de frustrar el radar de los nazis y así transportar con seguridad los suministros para los aliados en Europa. La marina nunca ha admitido que alguna de estas pruebas se haya hecho, aunque según los teóricos de la conspiración en 1955 el gobierno no solo consiguió engañar al mencionado radar, sino que también enviaron un barco de guerra a otro lugar, un sitio que provocó efectos negativos en la tripulación y por lo cual el gobierno decidió cerrar con el proyecto.

En 1984 se estrenó la famosa película “The Philadephia Experiment”, adaptación de un libro sobre la mencionada conspiración gubernamental que seguía a dos marineros del U.S.S. Eldridge, quienes durante el experimento saltan en el tiempo y avanzan 40 años en el futuro para darse de cuenta de que el experimento ha renacido a manos del gobierno, aunque esta vez sus enemigos no son los Nazis si no la Unión Soviética (la película se hizo durante la Guerra fría). Ambos experimentos se conectan y los generadores del barco Eldridge mantienen el portal abierto al tiempo que empiezan a absorber la energía de 1984.

Después de ver esta película en 1988, un hombre de 57 años llamado Al Bielek afirmó que gracias a varias terapias innovadoras había sido capaz de desbloquear sus memorias y así recordar que trabajó en el Montauk Project en los 70 y los 80. Bielek estaba convencido de que sus recuerdos habían sido reprimidos y bloqueados para mantener en secreto dicho proyecto.

Conforme sus memorias fueron reapareciendo, Bielek recordó que su nombre de nacimiento era Edward Cameron y que en el Montauk Project trabajó junto a su hermano Duncan Cameron, cuando ambos tenían poco más de veinte. Unos años después, Bielek presentó su historia en una conferencia, parte de la cual puedes ver a continuación:

 

Bielek afirmaba que Nikola Tesla había sido capaz de hacer invisibles los barcos estadounidenses para llevar ayuda a Europa, y en el proceso abrió un agujero de gusano que conectaba con el futuro. En concreto, él explica que junto a su hermano tuvo que viajar al pasado para destruir el equipamiento del U.S.S. Eldridge dado que su llegada a 1983 estaba provocando varios problemas, la única opción era ir al pasado y evitar su llegada. De acuerdo a Bielek él y su hermano completaron la misión, aunque cree que el gobierno continuó con experimentos para viajar al futuro.

La historia de Bielek llamó la atención de Preston Nichols, quien escribió The Montauk Project: Experiments in TimeEste escritor afirmaba haber trabajado en dichos experimentos en los años 70Por su parte, Duncan Cameron estaba convencido de que tenía poderes psíquicos debido a dichos experimentos, durante su estancia en Montauk podía hacer aparecer cualquier objeto con tan solo pensar en él, pero debido a la represión de sus recuerdos que llevaron a cabo los científicos ha perdido sus poderes.

Uno de los experimentos que Nichols describe suena muy similar al experimento que se realiza con Eleven antes de que ella abra el portal a la otra dimensión:

“El primer experimento fue llamado El ojo que ve. Con un mechón de cabello de la persona u otro objeto apropiado en la mano, Duncan podía concentrarse en la persona y ser capaz de ver como si estuviera viendo a través de sus ojos, oír a través de sus oídos, y sentir a través de su cuerpo. Podía ver a través de otras personas en cualquier lugar del planeta”.

Nichols continuó experimentando con Duncan, que era un poderoso psíquico, y nadie sospechaba que él era un hombre de un pasado lejano se podía insertar en un nuevo cuerpo. Él trató de aprovechar los poderes del sujeto expertos en la silla de Montauk para llevar a cabo experimentos de control mental utilizando platos especiales de radio en la base de Camp Hero. Aquí es donde los otros niños entran en la historia.

En su libro, Nichols escribe de otros muchachos que entraron al experimento; algunos fueron enviados a través de un portal en el desconocido espacio-tiempo. Cosas más extrañas levanta esta teoría; el nombre de “Once” sugiere que son o fueron probables 10 otros sujetos. En el libro de Nichols, estos secuestrados son conocidos como los “Montauk Boys” y desde que Nichols y Bielek han empezado a hablar acerca de sus memorias recuperadas, otros hombres de Long Island han vuelto a descubrir que fueron secuestrados con frecuencia de sus hogares por los científicos de Camp Hero.

Duncan abre un portal

Después de varios años de experimentar con Duncan en la silla de Montauk, Nichols afirma que pudieran viajar a otros tiempos y lugares (incluso a Marte). Con el tiempo, fueron capaces de programar Duncan con algunos comandos básicos de modo que el pobre chico no tenía necesidad de ser confinado a la silla todo el tiempo. En un momento dado, sin embargo, los superiores de Nichols le dijeron que encendiera la Silla Montauk y dejar que se ejecutara … al 12 de agosto de 1983. Según la historia, teniendo otra máquina del tiempo encendida, el Proyecto Montauk creó con éxito un agujero de gusano en 1943, con el poder en ambos extremos. Así es como Ed y Duncan Cameron de 1943 llegaron a través del portal, y que los acontecimientos descritos por Al Bielek ocurrieron.

Nichols mantuvo el Duncan de 1943 lejos de la versión 1983, pero rápidamente se dio cuenta de que viaje en el tiempo era demasiado peligroso para ser creado con niños (torturados por cierto), así que él y tres colegas urdieron un plan para usar Duncan para cerrar el proyecto.

Y también hubo un monstruo.

“Finalmente decidimos que habíamos tenido suficiente de todo el experimento. El programa de contingencia fue activado por alguien que se acercó a Duncan mientras él estaba en la silla y simplemente le susurró “El momento es ahora. “En este momento, Duncan sacó un monstruo de su subconsciente. Y el transmisor en realidad proyectó un monstruo peludo. Era grande, peludo, hambriento y desagradable. Pero no apareció bajo tierra en el punto nulo. Apareció en algún lugar de la base. Quería comer cualquier cosa que pudiera encontrar y luego se perdió de vista. Varias personas diferentes lo vieron, pero casi todo el mundo describe un animal diferente”.

Nichols tuvo que destruir todo el equipo que alimentaba la silla de Montauk, antes que la bestia desapareciera en la nada. Ese incidente, más el éxito de anclaje tiempo que fue construido entre el 12 de agosto de 1943 y el 12 de agosto de 1983, hizo que se asegurara del cierre del proyecto. A los empleados se les lavó el cerebro, y 1984 los niveles más bajos de la base se rellenaron con cemento.

También te puede interesar: Millie Bobby Brown comparte este video donde muestra cómo se hizo el look de Eleven.

Internautas hacen masiva campaña en Internet pidiendo justicia por Barb.

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *