“Klaus”, el 2D ha sido renovado

Una clave de las películas de CGI es que han estado cambiando últimamente, algo que se nota aún más desde “Spider-Man: Into the Spiderverse”. Desde aquella película se pudo mantener el atractivo (Appeal) del arte conceptual al 2D.

Lo que hace a “Klaus” distinta, es que mientras parece una película en CGI, ¡es en realidad una magnífica película en 2D sombreada como una película en 3D! Varias discusiones en línea parten de que todas las películas de Disney, Pixar, y otras grandes empresas, se ven iguales. No solo en cuanto a estilos sino en cuanto a colores igual. También se argumenta que el arte conceptual es mucho mejor y que ver uno al lado del producto final es como ver dos obras distintas. Pues en “Klaus”, pareciera como si todo el tiempo se mantuviera el Appeal del arte conceptual, con una maravillosa animación como si estuviera hecha por el mismo James Baxter.  ¡Esperen un poco, el mismísimo James Baxter sí ayudó en la película!

Desde que empezaron las películas CGI, estas comenzaron a empujar a las películas 2D fuera del mapa cinematográfico, pero “Klaus” demuestra que todavía hay mercado y gente interesada en este tipo de animación, y es un excelente movimiento por parte de Netlix, ya que como describe el director, fueron los únicos que estaban emocionados por trabajar en una película 2D. Tal vez con el éxito de esta película, las cosas vayan cambiando de a poco. Sobre todo porque Netflix y Nickelodeon recién firmaron un contrato para hacer películas basadas en sus franquicias de los noventa.

Klaus es una película dirigida por Sergio Pablos, mejor conocido como el tipo que creó Mi villano Favorito, una de las franquicias que más dinero ha hecho en los últimos años. Su estilo en cuanto a personajes está bien marcado en la película, cada diseño es hermoso, detallado y perfecto para animar. Su trama es creativa, pues aunque se trate de los origines de Santa, la verdadera estrella del filme es Jesper, un niño egoísta y perezoso. Hijo de un billonario administrador de correos, y para enseñarle una lección a su hijo, lo envía a una isla del ártico con la amenaza de que si no manda suficientes cartas, quedará sin herencia. Los problemas aumentan para él cuando se da cuenta que el pueblo está dividido en dos bandos y que se odian entre ellos, por lo tanto no hay necesidad de mandar cartas. Esto es hasta que conoce un viejo leñador que tiene una gran colección de juguetes. Siendo el pueblo miserable y sin juguetes, Jesper les dice a los niños que si les envían cartas al viejo klaus, el por las noches les dará uno. Así nace su esperanza de poder largarse del pueblo. Es una interesante dinámica, pues Klaus solo quiere que los niños sean felices, mientras que Jesper se quiere largar lo más rápido posible. Como avanza la trama es un poco obvia. Para quienes han visto varias películas de animación no será nada nuevo en cuanto a la trama, pero eso no significa que no sea menos entretenida. De hecho, no pude despegar ni un segundo mis ojos de la pantalla, y no me avergüenzo en decir que terminé llorando todo lo que duraron los créditos.  Nos enseña, que además de que las familias se pueden formar en cualquier lado, que el paso del tiempo no tiene que ser algo terrible y que cada buena obra, por pequeña que sea, siempre hará un bien mayor.

Escrito por Pedro Ascui.

Author: Cine

Share This Post On

3 Comments

  1. No la he querido ver, y es que suena perfecta para verla a días de navidad! Leer algo buena de ella solo me da más expectativas jaja
    Volveré a eso de vísperas de navidad, saludos

    Post a Reply
  2. Muy buena reseña! He estado aguantando no verla hasta diciembre pero me convenciste, partiré a verla ahora mismo

    Post a Reply
  3. Super buena la reseña, realmente dan ganas de ver la película! La veré uno de estos días 🙂

    Post a Reply

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *