“Friends”: 20 años no es nada

20 años  puede parecer mucho, pero al ver Friends, queda claro que hay series que no envejecen.  Incluso mostrando una realidad pre internet  y cibertecnología, que hoy parece tan, pero tan lejana. En mi caso, es una de mis series preferidas, y la única que me ha hecho, sentado al borde de mi cama, caer al suelo de la risa por sus ingeniosos chistes.  Ahora que se cumplen 20 años desde su aparición es una buena oportunidad para revisar algunas de las razones que la hacen imbatible.

1-  Esto sí que es Química.

Una de las primeras cosas que descubrí de Friends cuando comencé a verla, es lo mucho que crecía la serie cuando todos los amigos se juntaban. Recuerdo claramente un capitulo de la primera temporada en que la tropa se dedicaba todo el episodio a jugar poker (primero a aprender y luego a competir). No es  una situación  que digamos a primera vista qué  cómico, sin embargo esta simple actividad de la mano de los seis personajes bastaba para llenar media hora de pura y simple diversión.

Sé que no digo nada nuevo con esto, mucha gente asegura que el éxito de la serie es el casting y cómo esos seis amigos, independiente de la situación logran hacernos sonreír invariablemente. Y tanto fue así que la incombustible química de los actores obligó a los escritores a tenerlos juntos en pantalla la mayor cantidad de tiempo posible, creando así un universo en que un grupo de veinteañeros podían sentarse a tomar café hasta cuatro veces al día y compartir sus problemas sin mayores preocupaciones. Poco creíble si, pero sin duda divertidísimo.

2-   El factor Rachel:

No es novedad que el personaje de Jennifer Aniston se robo la película desde su debut.  Aniston  pasó de enamorar a todo Estados Unidos, incluido el soltero más codiciado de la época (Brad Pitt), hasta generar una locura entre las gringas por imitar su corte de pelo. Pero en honor a la verdad Rachel, es uno de los raros casos en que la mujer destinada a ser solo la niña bonita, era realmente divertida. A diferencia de series con mujeres fuertes como Tina Fey o Julia Louis-Dreyfus, la Rachel de Jennifer Aniston era el estereotipo de linda, caprichosa y vacía que hemos visto tantas veces. Sin embargo, ella logró dotarla de humanidad, sarcasmo e ingenio. No es casualidad que haya sido la única sobrevivir en la pantalla grande en calidad de estrella cinematográfica. Lo más parecido que hemos visto al caso de Aniston,  es la evolución  del personaje de Penny en “The Big Band Theory”, otra actriz que seguro nos sorprenderá en el futuro.

3-   El primer “bromance”:

En Estados Unidos les encanta inventar palabras nuevas, así hace pocos años nació el concepto de “Bromance” (brother + romance) que tiene que ver con esas amistades profundas,  casi platónicas, entre dos hombres, sin que haya ningún interés sexual. Los primeros en la televisión en desarrollar este tipo de relación fueron Joey y Chandler. Amigos inseparables vivieron juntos durante más de la mitad de la serie, y su capacidad de reírse de ellos mismos, pero siempre apoyarse en las dificultades se convirtió en uno de los aspectos más entrañables de esta sitcom. Podía ser un asalto, un triangulo amoroso, la adopción de un pato y varias pollitas o la pelea por el mejor asiento, estos amigos siempre terminaban con una abrazo incomodo y un chiste absurdo sobre su disfuncional relación. Cariño puro.

4- También hubo evolución:

 Aunque la mayoría de los personajes permaneció en su registro a lo largo de los 10 años que duró la serie, algunos lograron mostrar matices que los hicieron crecer bastante ante de los ojos del público. Por ejemplo Mónica, quien al comienzo era la voz de la cordura, poco a poco fue mostrando su lado más obsesivo y dominante. Recuerdo un capitulo de la cuarta temporada en que descubrimos que numeraba las tasas en caso que se le perdiera una, para así  poder gritar “¡¡¡¿Dónde está la 17?!!!” . Pero eso no fue todo. La vimos en su cuerpo de gorda, en un tono más romántico al comenzar su relación con Chandler, luego obsesionada con su propia boda y finalmente en su lucha por ser madre. Otra joyita fue la tierna y  psycho frase  al tomar a sus hijos por primera vez en los brazos: “Los voy a querer tanto que ninguna mujer va a ser suficiente para ustedes en el futuro”.

5–   No hay personajes menores:

Podemos decir que Friends definió lo que se entiende hoy por una comedia coral. A lo largo de sus temporadas logró encontrar el equilibrio perfecto en que todos y cada uno de los personajes era indispensable para el humor de  la serie. Un ejemplo claro es Phoebe. Un personaje destinado a ser una simple comparsa, logró instalarse a lo largo de los años, como la que más carcajadas sacaba del público. Desde su insólito embarazo de trillizos hasta el capitulo final en que debe acompañar a Ross por los aeropuertos para evitar que Rachel se vaya.  Fue ella, temporada tras temporada, la que ponía el humor y la sorpresa en cada episodio. Sin ir más lejos en el capítulo final,  es su ingenio al decirles a los paranoicos pasajeros que  presiente que “hay algo malo con la falange izquierda del avión”, quien logra impedir que el vuelo de Rachel despegue.  Grande Phoebe.

6–   El amor y la risa:

 Finalmente uno de los factores claves para encantar al público,  fue la relación entre Ross y Rachel. La pareja  logró sostener durante 10 años su platónica y disfuncional relación sin agotar a la audiencia. Así, incluso después del dramático quiebre (“We were on a break!!!”)  Rachel y Ross siguieron entreteniéndonos con sus desventuras y malos entendidos. Desde la equivocación de Ross al decir el nombre de Rachel en vez del de su novia en plena boda, pasando por el fallido y alcohólico  matrimonio en Las Vegas hasta el nacimiento de Emma, el público siempre estuvo con ellos. Finalmente la interrogante de si se quedarían juntos fue el eje del capitulo final, que logró reunir a la pareja tras 10 años de desencuentros.  Luego de eso todos dejaron el departamento que los vio crecer y nosotros  quedamos abatidos, pero sin rabia porque es imposible odiar a un amigo que te hace reír. Y 20 años después siguen tan chispeantes como siempre.

© Aldo Vidal

En Twitter: @aldusvidal

Autor:

Compartir este post

1 Comentario

  1. Monica mucho mas linda que rachel 😛

    Comentar

Responder a sergio Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *