450_1000

Crítica “Vivir de Noche”

Desde que se ganó el Óscar, en los inicios de su carrera, Ben Affleck ha sido bastante errático para elegir sus papeles. Ha participado en películas increíbles, como “Perdida” y en bazofias nivel “Gigli”. Ha sido capaz de escribir un guión desde cero, dirigirlo y protagonizarlo al mismo tiempo, con buenos y malos resultados.

Este no es un buen resultado.

“Vivir de Noche” cuenta la historia de Joe Coughlin en el Boston de 1926, cuando la primera guerra mundial ha terminado y la ley seca tiene locos a los gringos. Joe Coughlin ha vuelto del frente, decidido a convertirse en un delincuente, a pesar de ser hijo de un policía. Quiere estar lejos de la vida de mafia, por lo que sólo se dedica a robar bancos y a meterse con la amante de uno de los jefes de la mafia del alcohol. Su historia comienza cuando es descubierto y casi asesinado, junto con la mujer que amaba. Jura venganza y, para poder realizarla, decide asociarse con el rival del hombre que le arrebató la vida.

¿Les resultó confuso? ES confuso. La película está basada en un libro, que no he tenido el placer de leer, pero podría explicar la gran cantidad de temas que se tratan, porque, la verdad, no entiendo en qué pensaba Ben Affleck cuando decidió que Joe Coughlin, de ascendencia irlandesa y religión católica, tendía como enemigos a la mafia estadounidense, más la mafia italiana, unida con el Ku Klux Klan y una fanática religiosa que destruye uno de sus proyectos más grandes. Todos estos enemigos no serían tan raros si hubieran atacado todos al mismo tiempo, pero, amablemente, esperaban su turno para atacar. La policía estaba de acuerdo con el contrabando, la gente que lo rodeaba estaba de acuerdo, él mismo no tenía mayores problemas al respecto, aunque de vez en cuando se acordaba de que era malo ser delincuente y tenía ataques morales, bastante raros…

Es una película débil, que cree que es más de lo que es en realidad. El personaje principal es débil, el conflicto es débil y la venganza se olvida por mucho rato. Hasta las escenas de enfrentamientos son aburridas. Y, lo peor, es que Ben Affleck intenta darle profundidad a un personaje y a una historia que, en realidad, es absolutamente superficial. Por que, no sé ustedes, pero no puedo empatizar con una persona que prefiere robar bancos en vez de trabajar y no me hace pensar en que su moral es alta porque decide eso en vez de entrar al tráfico de alcohol y drogas. Es bien rara la brújula moral de la película entera y los 129 minutos que dura se SIENTEN, lo que la hace más difícil de digerir. Ojalá Ben Affleck vuelva a sus orígenes, porque, si va a seguir haciendo películas como esta, vamos a volver a creer que el Óscar se lo ganó gracias a Matt Damon.

Gaby Potter.

Comentarios

comentarios

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Revisa también

fullmetal-alchemist-176454

Así se ve Alphonse Elric en el live action de “Full Metal Alchemist”

Para los fans del manga y las dos versiones de animé de “Full Metal Alchemist”, la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *