Juste-la-fin-du-monde-Xavier-Dolan-fait-sa-mue

Crítica de “Es solo el fin del mundo” (“Just Le Fin du Monde”)

Louis (Gaspard Ulliel) tiene 34 años y le queda poco de vida, por lo que decide visitar a su madre y hermanos luego de 12 años de no verlos. Su intención es contarles lo que padece, pero las constantes peleas y desavenencias de su familia harán esta tarea algo sumamente complejo.

Visto así, la trama de esta película tiene todo para convertirse en un argumento sumamente interesante, pero algo pasa y esto no ocurre. No es una película mala, pero tampoco es una película buena. Lo peor es que es con ese tipo de películas que, por ser francesa, con un protagonista gay y que trata temas delicados como la muerte inminente y las disputas familiares, uno teme decir que no le gustó por miedo a quedar como un bruto que no entiende una película si no tiene suficientes persecuciones de autos.

Como dice el protagonista de “Historia de un Clan”, si mezclas un vino bueno con un vino malo, no te queda un vino más o menos, te queda un vino más malo. Esta película tiene bastantes cosas buenas pero que a combinarse con las malas, el resultado final no es satisfactorio del todo. Creo que parte esto se debe a la narrativa, construida casi con puros primeros planos de las caras de los protagonistas, en ambientes sumamente cerrados que dan la sensación de estar atrapados con esa familia insoportable.

Otra cosa que molesta es el enorme potencial desperdiciado de la película. Las familias disfuncionales siempre han sido un tema interesante y con el que es fácil identificarse ¿Quién no las ha pasado negras en una reunión familiar? ¿Quién no ha tenido que soportar las peleas y rencores entre los miembros de su familia? Este tópico ha permitido que la familia disfuncional triunfe en géneros dispares como la comedia o el drama, pero acá eso no pasa ¿Por qué?

Las peleas entre los hermanos y la madre de Louis nunca se sienten reales o importantes. No hay motivos aparentes para discutir, solo se gritan por trivialidades, como los padres de George Costanza, lo que dificulta que uno se interese por sus problemas. Uno de los hermanos, Antoine (Vincent Cassel), parece estar cabreado todo el rato de manera artificial, lo cual es muy molesto. Para ver gente gritándose por banalidades ya teníamos a “Caso Cerrado” con la Doctora Polo.

Hay que decir que sí es un mérito que la película tenga un protagonista gay y que la trama no sea sobre la homosexualidad o la discriminación, y que Louis no sea un estereotipo, así que Test Gay de Bechdel pasado.

En resumen, sería un despropósito decir que el último trabajo de Xavier Dolan es malo. Pero durante la hora y media de película hay un potencial enorme intentando ser aprovechado, y eso no pasa nunca. Cuesta bastante interesarse por los motivos de los personajes, que deberían ser poderosísimos, sobre todo por lo que le pasa al protagonista, pero al no pasar eso, la trama se vuelve irrelevante.

Por Felipe Tapia, un crítico dispuesto a todo para tener su aprobación

Comentarios

comentarios

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Revisa también

fullmetal-alchemist-176454

Así se ve Alphonse Elric en el live action de “Full Metal Alchemist”

Para los fans del manga y las dos versiones de animé de “Full Metal Alchemist”, la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *