Crítica de cine: “Zombieland, tiro de gracia”

El “género” de los zombies parece incombustible. Películas, series, videojuegos, cómics y novelas siguen saliendo todos los años y en su mayoría con gran éxito. O sea, la gente ama a los zombies. Una de las razones quizás tiene que ver con que se pueden adaptar a un sinfín de géneros, y se pueden hacer películas de zombies en tono de horror (lo más obvio), como películas de guerra, e incluso han salido historias románticas protagonizadas por no muertos. “Zombieland” llegó para revitalizar a los zombies en versión comedia, con un gran elenco y una historia realmente divertida.

Diez años después de esa primera cinta llega “Zombieland tiro de gracia”, la cual decepcionantemente no aporta mucho como historia, pero compensa eso siendo realmente divertida, más incluso que la anterior.

La historia justamente comienza con los cuatro protagonistas buscando un hogar, y se instalan nada menos que en la Casa Blanca. Allí pasan largo tiempo tranquilos y felices, hasta que la rutina los empieza a agotar; Little Rock (Abigail Breslin) quiere a un novio, al tiempo que ya no quiere los consejos paternales de Tallahassee (Woody Harrelson), mientras Columbus (Jesse Eisemberg) quiere avanzar en su relación con Wichita (Emma Stone), lo que no resultará de la mejor forma. Es así como las mujeres toman una drástica decisión y el grupo se divide.

A partir de ahí, comienza un nuevo viaje, donde se encontrarán por ejemplo, con un hotel que homenajea al gran Elvis Presley, y más adelante, con una comunidad hippie que no acepta el uso de armas de fuego, lo que dará pie a muchas situaciones cómicas.

La cinta tiene varias escenas realmente geniales, que harán reír al público a carcajadas, en especial si viste la primera película y eres amante de las películas de zombies y la cultura pop en general, ya que hay muchas referencias a esto. Al igual que en la cinta anterior, también hay cameos de actores conocidos que protagonizarán algunas de las escenas más graciosas (incluyendo una escena poscréditos). También en esto es un gran aporte el personaje de Madison (Zoey Deutch), quién siendo el estereotipo de la rubia superficial y poco inteligente, tendrá justamente algunas de las escenas más creativas y mejor escritas.

Una gran película para olvidar todas las penas que estamos pasando, al menos por un par de horas. Totalmente recomendable.

Por Juan Carlos Berner.

Sígueme en @jcbernerl

Author: Cine

Share This Post On

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *