Crítica de cine: “Valerian y la ciudad de los mil planetas”

Valerian y Laureline son agentes militares en un futuro muy lejano. El universo ya está comunicado con la raza humana y tienen una ciudad que flota en el espacio, llena de naves que representan a cada especie. Estos agentes cumplen misiones secretas, siempre en pos de la Paz del universo y esta vez, deben derrotar a un enemigo que los quiere destruir desde el centro de la ciudad.

Basada en una serie de cómics franceses llamada “Valerian y Laureline” en 1967, la película es dirigida por Luc Besson, conocido por otras cintas futuristas como “El quinto Elemento” y “Lucy”, entre otras (Sí, también hizo “El profesional”, pero esa no es futurista). Como el gran cineasta que es, la película entrega unas imágenes muy hermosas, con paisajes interplanetarios y extraterrestes hermosos, muchos originales y otros no tanto. Eso es todo.

Aparte de la parafernalia que nos permite en estos tiempos el CGI y los efectos especiales, “Valerian y la ciudad de los mil planetas” no tiene mucho brillo. La historia es confusa y pierde importancia. Los protagonistas son estereotípicos y no se logra un vínculo real con ellos. Son la típica pareja dispareja: él, súper mujeriego y guapo, enamorado de ella desde siempre, mientras ella se niega a amarlo, porque es súper responsable y matea. Ambos son los mejores agentes del universo y sólo lo sabemos porque lo dicen muchas veces, ninguna de sus acciones justifican esta fama. Y esa es sólo una de las flaquezas del guión de esta película. Podría enumerar muchas debilidades, pero eso significaría llenarlos de spoilers y sabemos que no les gustan.

Personajes que aparecen y desaparecen de la nada. Acciones innecesarias o sobre actuadas. Antagonistas tan obvios que da rabia. La amenaza real de la ciudad es presentada en la mitad de la película, con una urgencia inventada que en realidad nadie respeta. Diálogos terriblemente clichés, acciones clichés, momentos clichés. La verdad, es que ni siquiera los mundos son tan interesantes como para salvarla desde ese punto. Los protagonistas son muy apestosos y ni siquiera su historia de amor/desamor puede salvar esta película.

Sólo la recomiendo a esa personas que amaron “Avatar”, porque, aunque es aún más débil, tiene la misma calidad de hermosas imágenes. Pero es puro circo. Mucha forma, poco fondo.

Les dejo el tráiler, a ver si les tinca ir a verla y rebatir mi comentario.

 

Por Gaby Potter

Autor: Cine

Compartir este post

1 Comentario

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *