Crítica de cine: “Rampage”

“Rampage” fue un videojuego Arcade de 1986 que popularizó la Nintendo hacia los años 90. Consistía en que tres bestias gigantes, George el gorila, Ralph el lobo y Lizzy el cocodrilo, que tenían que destruir una ciudad. De hecho el ganador era quien dejaba la ciudad en ruinas.

Pues bien, 32 años más tarde, estas tres bestias con similitud a Kaijús, tienen su propia película y los podemos ver destruyendo todo lo que tienen a su paso. Eso sí, el gorila es bueno.

Davis Okoye (Dwayne Johnson, “La Roca”) es un experto en simios que trabaja en el zoológico de la ciudad. Él es el responsable de George, un gorila blanco que puede comunicarse con los humanos a través del lenguaje de señas y que además tiene un negro sentido del humor.

En paralelo, en un satélite espacial se vive una pesadilla cuando un experimento genético sale mal y una única sobreviviente de la tripulación logra escapar rumbo a la Tierra, llevando consigo el veneno que causó que una rata tomara el tamaño mayor al de un león sin dejar a nadie con vida. La nave con la sobreviviente estalla al entrar a la atmósfera y la letal sustancia cae en diferentes partes del mundo, afectando al gorila George, a un lobo y un cocodrilo.

Sin hacer comparaciones con el videojuego que no vienen al caso, la película es entretenida de principio a fin. La dirección está a cargo de Brad Peyton, quien ya había dirigido antes a La Roca en “La falla de San Andrés” (2015). Hay un derroche de efectos especiales típico de este tipo de películas, de mucha espectacularidad y por supuesto destrucción. Los animales están impecablemente diseñados y hay veces en que cuesta pensar que no existen en la vida real.

Si bien también tiene humor, hay algunos diálogos de Johnson y de la película en general que no son muy acertados, y que hacen ver muy mal a los personajes. Recordé lo que le pasó a Tom Cruise en “La momia” (2017), en donde se criticó mucho la actuación de Cruise, siendo que la mayor causa de ese efecto fue la pésima dirección de Kurtzman en esa oportunidad, poniendo en la boca de Tom los chistes e impresiones más patéticos que recuerde.

En el de caso de Dwayne Johnson, que de por sí es un mal actor pero que logra llegar al público ya que siempre hace de “La Roca” sin importar el traje que tenga puesto, el problema también son algunos chistes lamentables que pusieron en sus diálogos, aparte de insistir en hacerlo actuar en secuencias dramáticas que se supone deben llegar al corazón, pero que no son el fuerte de Johnson, de hecho se sonríe. Pero en músculos y destreza, el tipo se defiende.

Dentro del corto elenco de la película destaca Jeffrey Dean Morgan como Harvey Russell, quien abusa -pero no cansa- de ese acento texano que bien le hemos visto en la serie “The Walking Dead”. Para efectos de continuidad del film, Russell aparece en las situaciones más inverosímiles restando credibilidad a la película, pero eso está lejos de ser culpa del bueno de Morgan.

Para el olvido es el rol de Jake Lacy como Brett Wyden, quien es uno de los villanos pero caracterizado como un perfecto idiota, lo que solo suma en caricaturizar y ridiculizar el papel de “malo”.

Otra actriz de renombre es Naomie Harris, a quien hemos visto como la nueva “Moneypenny” en los filmes de 007 “Skyfall” y “Spectre”, y quien también fue nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto en 2016 por “Moonlight”.

Recomendable para pasar un rato agradable, de mucha acción y buenos efectos especiales.

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @DanielBernalY

Ficha Técnica:

Título: Devastación (Rampage)

Director: Brad Peyton

País: Estados Unidos

Duración: 107 minutos

Elenco: Dwayne Johnson, Naomie Harris, Jeffrey Dean Morgan, Malin Akerman.

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *