Crítica de cine: “Princesita”

Tamara (Sara Caballero) es una niña de 11 años que vive junto a otros niños y adolescentes en una secta al sur de Chile, liderada por Miguel (Marcelo Alonso). La vida pasa frágil y suave a través de ellos, en un entorno natural de bosques con grandes árboles, ríos y lagos. Jóvenes y niños juegan, realizan actividades, oran, hacen ritos, y Miguel se encarga de darles Su palabra, aquella que se supone que es el mejor consejo de la vida.

Si bien no se observa jerarquía dentro del grupo más que el liderazgo de Miguel, y por ende todos tienen un trato por igual, con Tamara es diferente. Es la única que fue enviada al colegio –previa prohibición de hablar de la secta– pero lo más importante y es justamente donde reside el hilo conductor de la historia, pronto tendrá su primer ciclo menstrual, lo que significará que podrá engendrar un hijo de Miguel, su sucesor, un hijo totalmente puro como lo son sus padres.

Pero hay veces que ese lavado de cerebro que tienen desde niños no basta para que se imponga la esencia de la naturaleza humana, sino que se puede lograr el escuchar su propia mente, su “yo” interior, y decidir que es lo que realmente desea hacer como ser humano pensante e independiente. Tamara se enamora de un compañero de curso, y debe lidiar con lo que le se le exige en la secta y con su propio corazón.

Este es el segundo largometraje de Marialy Rivas, el primero fue “Joven y alocada” (2012). De factura técnica diametralmente opuesta a su ópera prima, “Princesita” goza de cámaras privilegiadas, de colores naturales, vivos, que hacen del filme una linda experiencia visual. El sonido aporta lo suyo en los momentos preciso de la obra.

Detrás de esta película está la productora “Fábula” de Pablo Larraín, lo que se nota en los recursos existentes para hacer una buena filmación.

Si intentamos ir un poco más a fondo de la trama, veremos que el tema de abuso sexual y sicológico infantil está presente pero de manera sutil, no es grotesco, no parece condenable, no es endemoniado, sino que dentro del marco de vivencia y de las reglas que rigen la secta día a día, compartido y aceptado por todos. Suena horrible porque no existe instancia en que sea de otra forma, pero eso logra Rivas, dejarlo latente pero sin incomodar al espectador.

Y luego, está la revelación de una niña en adentrarse y descubrir que es lo que ella realmente quiere para sí, y que no va de la mano con lo que la sociedad espera de ella, dilema que Rivas lo plantea acotando el mundo a solo un puñado de personas.

Con una buena técnica de filmación, utilizando una excelente fotografía y con una historia que nos mantiene atentos en todo momento, “Princesita” es una buena película para ver y salir conversando de ella de la sala de cine.

Por Daniel Bernal

En Twitter: @SoloBernal_

FICHA TECNICA

Título: Princesita

Director: Marialy Rivas

País: Chile

Duración: 78 minutos

Elenco: Sara Caballero, Marcelo Alonso, María Gracia Omegna, Nathalia Acevedo

Autor: Cine

Compartir este post

1 Comentario

  1. me da como angustia esta pelicula ese tono de lo que debes hacer y lo que espera de ti la sociedad llebada al extremo por el abuso de poder y sexual.

    Comentar

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *