Crítica de cine: “Operación Red Sparrow”

En Moscú, Rusia, dos hechos ocurren simultáneamente: Un hombre recibe un llamado telefónico en clave. Luego camina de noche por la conocida Gorky Park, e intercambia algo con otro hombre. Cuando son vistos por la policía, el primer tipo huye y logra llegar a la Embajada norteamericana evitando ser detenido.

A la misma hora, Dominika Egorova (Jennifer Lawrence) es la bailarina principal del ballet de Bolshói en un teatro repleto. Minutos después yace en el suelo con una pierna fracturada debido a un insólito accidente en plena presentación. Hasta el momento ella no lo sabía, pero esa herida le cambiará la vida para siempre. Luego del accidente, Dominika recibe la visita de su tío, un tipo que pertenece a una organización de espías dependiente del gobierno ruso, quien logra convencerla y la recluta como “Red Sparrow” (gorrión rojo), es decir, aprendiz de espía para que sirva a su país.

Así comienza “Operación Red Sparrow”, película dirigida por Francis Lawrence, quien ya había dirigido anteriormente a Jennifer en “Los juegos del hambre: En llamas” (2013) y “Los juegos del hambre: Sinsajo” en sus dos partes (2014 y 2015).

La película es una entretenida cinta de espías, con muchísimos giros, que la hace poco predecible y hace que el espectador esté atento a la pantalla en las más de dos horas de duración.

La película tiene una fotografía impecable, se agradece ver una película de acción con cuidada calidad de imagen, movimiento, planos y colores. Para lograr esto, el director Lawrence trabajó nuevamente con Jo Willems quien ha sido su director de fotografía en sus últimos trabajos.

Por su parte, Jennifer Lawrence quien en el último tiempo ha figurado más en la prensa política que de espectáculos, hace un papel correctísimo. Está impecable como bailarina y audaz como espía. De hecho no es un papel que no le “quede”, al contrario, le creemos la prestancia de agente que adopta. Como el volverse espía es un proceso, la vemos primero en la “Academia” y luego en acción, por lo que su aprendizaje e inevitable transformación se va dando de forma paulatina y somos espectadores de ello. El resultado final es otra mujer, no necesariamente más fría, pero sí totalmente distinta a la bailarina principal del Bolshói.

Es uno de los papeles serios mejor logrados de la actriz, se le nota más madura, y es el mismo papel que ayuda a proyectar esta imagen.

En general, tiene muy buenas actuaciones, incluyendo a Jeremy Irons que personifica al General Korchnoi, un duro militar del Gobierno ruso; y también quien es la responsable del entrenamiento de Jennifer, la actriz Charlotte Rampling, en su rol de “Matron”.

Curiosamente, el filme al tratar de espías y contrario a lo que alguien pueda adelantar o imaginar, no se soporta en violencia física, sino que tiene una alta carga de violencia sexual, que no es explícita, pero sí domina varios pasajes del metraje. Eso sí, cuando existe la violencia física, es muy probable que quieran cerrar los ojos.

“Operación Red Sparrow” es entretenida, muy bien lograda visualmente, con una historia que funciona y que aburre. Quizás pueda confundir en algunos momentos por los complejos giros que tiene, pero se logra entender en su plenitud. Y también podríamos quitarle algunos minutos, si usted es más sensible al factor tiempo puede que “la sienta”.

Recomendable para los que aman las películas de espías y también para aquellos que aman a Jennifer Lawrence.

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @DanielBernalY

Ficha Técnica:

Título: Operación Red Sparrow (Red Sparrow)

Director: Francis Lawrence

País: Estados Unidos

Duración: 140 minutos

Elenco: Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, Matthias Schoenaerts, Joely Richardson, Jeremy Irons

Autor: Cine

Compartir este post

1 Comentario

  1. Excelente crítica, concuerdo plenamente; y nada de cerrar los ojos, es parte del show 🙂

    Comentar

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *