Crítica de Cine: Museo

Esta película está basada en los hechos ocurridos la noche de Navidad en 1985 cuando dos amigos, Juan (Gael García Bernal) y Benjamín (Leonardo Ortizgris), deciden robar una invaluable cantidad de piezas históricas desde el Museo Nacional de Antropología en Ciudad de México.

Gran conmoción generó el hecho en esos años, despertando una serie de teorías con respecto a la banda que habría cometido el atraco. Esos hechos se pueden ver en esta versión, que contrasta con la realidad, en donde los protagonistas son dos individuos que no habían cometido delito anteriormente y que lo hicieron casi por diversión.

La dupla de Juan y Benjamín está dada como suele ocurrir en las relaciones de amistad, en donde Juan es el que tiene personalidad más fuerte e influye en demasía en Benjamín, a quien en la película lo retratan al borde de tener algún tipo de retraso mental.

El filme, dirigido por Alonso Ruizpalacios, si bien está bien contado, tiene un ritmo demasiado pausado y le falta fuerza. Es monótono incluso en los momentos en que debería haber más sorpresa o más fuerza interpretativa (lo que no es responsabilidad de los actores). Se eligieron muy buenas locaciones para filmar, lo que convierte a la fotografía como uno de los soportes de la película.

Como la caracterización es débil en muchos pasajes, no se logra ningún tipo de empatía o rechazo del espectador con los protagonistas. Si los van a descubrir o no, ya no es preocupación para quien está sentado en la butaca. Quizás para los mexicanos funciona correctamente porque conocen su propia historia y muchos más detalles, pero en este caso, como obra audiovisual, queda al debe justamente en el argumento. El robo se comete en la mitad del filme y da la sensación que no sabemos qué pasará de ahí en adelante.

Aparte de la ya mencionada fotografía, son dos las cosas que más destacan en este largometraje. El primero es la música, que contiene grabaciones originales de Tomás Barreiro, en donde alcanza momentos emotivos y de una espectacularidad vista en pocas cintas, totalmente recomendable. Lo segundo destacable es la actuación del chileno Alfredo Castro, quien con un forzado acento mexicano, sale muy bien parado como el duro y dolido padre de Juan.

Ruizpalacios se dio el gusto de pasear la cámara de forma muy original en varios pasajes del filme, sin caer en exceso de creatividad, esa que arruina tantas cosas por querer hacer algo distinto. Acá funciona y aporta en dar algo de vigor a la historia.

Con buenas actuaciones, Museo es una película de ficción que funciona para aquellos que les gusta las películas de robos y temas policiales en general.

 

Por ©Daniel Bernal
@DanielBernalY

Ficha Técnica:
Título: Museo
Director: Alonso Ruizpalacios
País: México
Duración: 128 minutos
Elenco: Gael García Bernal, Leonardo Ortizgris, Alfredo Castro

 

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *