Crítica de cine: “La Monja”

El maléfico personaje conocido como “la monja” apareció por primera vez en “El Conjuro 2” (2016), película del famoso director James Wan, que en esta entrega llega como productor. Fue tal el susto que provocó en la audiencia, que, signo pesos en los ojos, todo el staff del filme decidió hacer una película teniendo a la monja diabólica como protagonista. Es que es común de los espectadores reconocer que las películas que provocan más terror son aquellas que juegan con las confrontaciones Dios-Diablo y Ángel-Demonio, es decir, el bien y el mal en general, visto desde imágenes divinas.

Pero planteo la siguiente pregunta y aprovecho de responderla también, ¿Es un éxito seguro sacar una película que explota a un personaje que no es más que una imagen y/o representación de las fuerzas del mal y por ende, totalmente irreal? En las arcas de sus creadores puede ser, y no me cabe duda la cantidad de millones a reunir, pero en cuanto a la recepción, tanto desde el punto de vista del espectador común como de los “expertos” no tiene por qué ser así.

Tampoco es primera vez que lo menciono.

La trama dice más o menos así (sin spoilers, como siempre): En un convento de Rumania, una monja se suicida al cruzar una puerta que anuncia en su letrero “Hasta aquí llega Dios”, y estar a un paso de toparse con este engendro conocido como “la monja”. Para investigar esta situación, y de soslayo comprobar si esta parte recóndita de Rumania sigue siendo tierra católica, el Vaticano envía a investigar lo ocurridoa un cura de atribulada reputación junto con una monja que aún no ha dado sus votos. Allá recibirán la ayuda de “Franchute”, un lugareño con fama de irresponsable quien fue quien descubrió a la monja ahorcada. La misión entonces, que comenzó por saber qué fue lo que ocurrió en el incidente antes mencionado, se transforma en “debemos acabar con el mal que viene desde el fondo de la tierra”, y como es de suponer, se transforma en una pesadilla para todos nuestros protagonistas que son persistentemente hostigados por la monja.

De ahí en más, la película se transforma en una consecución de recursos archi utilizados en películas de terror, a saber: personas que no se conocen entre sí y que van a descubrir algo maligno, uno es avezado y el otro es principiante, siguen pistas tremendamente falsas que en la vida real  jamás ocurrirían, chistes tremendamente malos, y el abuso del susto por sorpresa y sonido, entre otros.

El filme tiene exactamente la misma estructura que otras cientas que hemos visto. No muestra cosas nuevas, no destaca ni en imagen, ni filmación, ni sonido. Si bien la figura de la monja está muy bien lograda, podría haberse explotado infinitamente más, ya que tiene un convento antiguo de escenario que ya de por sí es tenebroso, y con un poco más de efectos especiales y un guion un poco más atrevido por no decir inteligente, aseguraría pelos de punta para cualquiera que se siente en la sala de cine. Pero no, es solo más de lo mismo, en otro ambiente, con otro motivo, con otros actores, pero lamentablemente solo es más de lo mismo.

Toda la expectativa se diluye en una película plana, que subsiste del susto por sorpresa y que no alcanza a aterrar al espectador.

Por ©Daniel Bernal

@DanielBernalY

Ficha Técnica:

Título:La Monja (TheNun)

Director: Corin Hardy

País: Estados Unidos

Duración: 96 minutos

Elenco: Demián Bichir, Taissa Farmiga, Jonas Bloquet, Bonnie Aarons

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *