Crítica de cine: “La Momia” (The Mummy)

Según cuenta una leyenda, que no figura en ningún libro de historia y que solo logró sobrevivir cual susurro que viaja de boca en boca a través de los siglos, en el antiguo Egipto hubo una princesa llamada Ahmanet (Sofía Boutella) quien era la única heredera al trono, por lo que sería Reina. Sin embargo, y contra todo pronóstico, el Rey tiene un hijo, y Ahmanet en un terrible arranque de dolor, resentimiento y egoísmo, hace un pacto con el diablo, mata a su padre y también al bebé, el futuro rey. Para cuando iba a hacer un último sacrificio humano que la transformaría en un verdadero Dios terrestre, es detenida por los sirvientes del Rey, encerrada viva en un sarcófago, y llevada a kilómetros de ahí.

Volviendo a nuestros años, Nick (Tom Cruise) y Chris (Jake Johnson) son dos amigos en búsqueda de tesoros perdidos en Irak, la antigua Mesopotamia. Nick es el de las ideas, el más osado, el más extrovertido también, por lo que no le importa meterse en los más intrincados problemas con tal de encontrar un buen botín. Es así como en la búsqueda de una ciudad perdida presumiblemente enterrada, se encuentran con Jenny (Annabelle Wallis) a quien Nick había robado el mapa que indicaba como encontrar dicha ciudad. Los problemas comienzan cuando torpemente (y en una de las escenas más patéticas de la cinta) Nick libera el sarcófago que guarda el cuerpo y alma de la princesa Ahmanet.

Esta es la segunda película del director Alex Kurtzman (“People Like Us”, 2012). Se nota un prolijo trabajo en contar la historia en forma correcta. Siendo una película de fantasía, funciona en el dinamismo que le impregna. Lo que se le critica es el pésimo humor mostrado en los primeros minutos de película, en donde Cruise queda muy mal parado; Humor añejo y visto en reiteradas ocasiones, ni siquiera logra hacer sonreír.

Sin embargo, es un filme que ni cansa ni agota, y mantiene el interés a lo largo de las casi dos horas de filmación. Si bien no hay grandes actuaciones, y los mayores aplausos, si los hubiese, se los llevaría el equipo de FX, es una película que tiene un avance acorde de la historia y no deja nada al azar.

Independiente de las eternas discusiones si era o no pertinente o aceptable un remake del remake del remake de “La Momia” (debe saber señor/a lector/a que la primera película de “La Momia” data del año 1932 con Boris Karloff como protagonista, luego una del año 1959 con la dupla dorada del cine de terror de la productora “Hammer” como fueron Peter Cushing y Christopher Lee; y ya más actual la de 1999 con Brendan Fraser y Rachel Weisz que no tuvo nada que envidiarle a una película animada de princesas Disney), en este filme no deja de ser llamativo que la momia no es un hombre, sino una mujer. Eso impregna una dinámica totalmente distinta, ya que la brutalidad viene desde la fina figura femenina y no de la tosca sombra del macho torpe que estamos acostumbrados a ver.

“La momia” no sale a mostrar nada nuevo, tiene los mismos clichés de las historias fantásticas de este tipo, tampoco se puede decir que la historia es original (aunque tenga en cuenta que la figura femenina sí hace una diferencia), pero entretiene. Recomendable para los amantes de los efectos especiales y quienes quieren pasar un rato entretenido, sin muchas reflexiones.

Por último, en algunos medios extranjeros se dijo que esta era la peor película de la carrera de Tom Cruise. No comparto un juicio tan duro, pero claramente es un papel donde básicamente vuelve a hacer de sí mismo, así que no hay que hacerse ninguna expectativa en este sentido.

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @SoloBernal_

 

Ficha Técnica:

Título: La Momia (The Mummy)

Director: Alex Kurtzman

País: Estados Unidos

Duración: 110 minutos

Elenco: Tom Cruise, Annabelle Wallis, Jake Johnson, Russell Crowe, Courtney B. Vance

 

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *