Crítica de cine: “La maldición”

En una plaza de algún pequeño pueblo un misterioso hombre con aspecto de indigente es acuchillado por tres jóvenes drogadictos. Cuando llega De Luca (Luis Gnecco, “Aurora”, “El bosque de Karadima”) el jefe de policía del lugar, se va a un bosque para enterrar el cuerpo con la ayuda del mismo joven que lo apuñaló (Caleb, interpretado por Ariel Levy). Este hecho es presenciado por Peter (Nicolás Durán) un joven grafitero de unos 17 años.

Sorpresiva e increíblemente, el forastero no muere y Peter decide llevarlo a su casa para que su madre le preste los primeros auxilios. La familia no tardará en saber que este hombre llamado Martin (Cristóbal Tapia) está en busca de la verdadera madre de Peter, y a su vez, mostrarse como lo que es, un ser extraño, casi mágico, quien en su sangre tiene un poder divino, el de la sanación y la vida eterna, eso sí, si es que se utiliza en forma de adecuada, porque de lo contrario puede tener resultados horrorosos.

Esta es la décimo primera película producida por “Sobras International Pictures”, propiedad del cineasta Nicolás López, quien nuevamente une fuerzas con otro destacado director, Eli Roth (cerebro detrás del shock cinematográfico “Hostel” del 2005) para impulsar esta producción chilena que apunta directamente al mercado internacional, ya que de hecho la película está hablada completamente en inglés. Su director, el uruguayo Guillermo Amoedo, ha sido el escritor de varias de las películas de la productora, entre las que destacan la trilogía “Que pena tu…”, “Aftershock” y la inminente “Knock Knock”, un thriller mezcla “Scream” y “El inquilino” en donde Keanu Reeves tiene el papel protagónico.

Luis Gnecco, al igual que los demás chilenos del elenco (Nicolás Durán, Ariel Levy y Cristóbal Tapia), tienen diálogos cortos en inglés, pero efectivos. Fueron cuidadosamente puestos en el guión seguramente con la intención que sonaran reales y no como latinos hablando “spanglish”, y funciona. La película, si bien cuenta muy bien la historia, va tímida en su desarrollo, emplea mucho detalle dando la sensación que van con extrema precaución en cada una de las escenas, lo que provoca una sensación de falta de dinamismo y “explosión” de alguna escena o quiebre de guión. Los efectos especiales se basan más en maquillaje que de otro tipo, y tiene una buena edición de sonido, aunque la música elegida no va a quedar dándonos vuelta por mucho tiempo.

“La maldición” tiene buenas actuaciones, un Gnecco que no desinfla y cumple con creces su rol (en más de una oportunidad he pensado que siempre actúa de él mismo, excepto en los papeles sosos que hace en teleseries), Alessandra Guerzoni en un buen papel dramático y Cristóbal Tapia que da la sensación que lo hace mejor en cine que en televisión.

La idea, si bien tiene forma en su estructura, no es del todo original. A poco tiempo de rodaje podemos identificar trazos de “La noche del Demonio” (de la serie “Cuentos de la cripta”) y “Escupiré sobre tu tumba” (“I Spit on Your Grave”), creando una historia que mezcla sangre con vidas eternas y alianzas desconcertantes entre la ley y la vida misma.

Sin sangre a borbotones y con una atmósfera de constante suspenso, “La maldición” cumple como película más de suspenso que de terror.

Por Daniel Bernal

En Twitter: @BernalusTwit

Ficha Técnica:

Director: Guillermo Amoedo

País: Chile

Duración: 93 minutos

Elenco: Nicolás Durán, Cristóbal Tapia, Ariel Levy, Luis Gnecco, Alessandra Guerzoni

 

Author:

Share This Post On

1 Comment

  1. Noten las patentes de los distintos autos, eso nomás

    Post a Reply

Responder a Henry Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *