Jackie

Crítica de cine: “Jackie”

El cine y la historia siempre han ido de la mano. Distintos registros cinematográficos se han filmado para mostrar desde ángulos intelectuales, políticos, o meramente informativos, los acontecimientos que de alguna forma han cambiado al mundo y que, por ende, son de interés general. Podemos revisar la filmografía de John Ford, por ejemplo, y nos encontraremos que él mismo filmó y editó el documental “La Batalla de Midway” (1942) y la película “Diciembre 7: La película” (1943) en plena Segunda Guerra Mundial y que le valió ganar un premio Oscar por cada una. Y otro ejemplo que nos viene como anillo al dedo y que nos sirve para ir entrando en contexto, es remontarse al año 1991 donde el director Oliver Stone nos regaló su versión de los hechos ocurridos antes y durante el asesinato del Presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy el 22 de noviembre de 1963, llamada ‘JFK’, para el cual Stone tuvo que dejar escrito su testamento debido a las represalias que podía tener. Esta fue una película arriesgada ya que el asesinato del Presidente era orquestado no por un solo hombre de apellido Oswald sino por más personas, y por sobre esas personas habían otras con más poder e influencias, complot que era mostrado por primera vez a un incrédulo pueblo estadounidense (incrédulo solo porque ellos así lo querían, pero eso es tema para sociólogos e historiadores).

En el año 2016, a un chileno se le ocurrió mostrar este sensible momento histórico desde otra perspectiva, desde otro punto de vista, pero de forma tan íntima como si hubiese sido hecha desde la mirada del propio Presidente: la de su mujer Jacqueline Kennedy.

‘Jackie’ es más que un filme, un testimonio. La película comienza cuando, semanas después del traumático episodio del asesinato de John Kennedy, un periodista va a entrevistar a la viuda Jacqueline a su hogar. Desconozco a ciencia cierta, la sensación de apatía o antipatía de los estadounidenses con respecto a la figura de Jackie, pero lo cierto es que en Chile fue bastante desconocida. Entonces, uno puede adivinar en qué ayuda la película de Larraín, y es en conocer a la famosa viuda del Presidente norteamericano. Es relativamente fácil obtener un perfil de su personalidad conforme van pasando los pasajes del film. Al estar contado en forma anacrónica (tiempos “quebrados” donde va al pasado y vuelve al presente, y el pasado también tiene un quiebre hacia adelante y atrás) el espectador va descubriendo a la esposa del Presidente, como pensaba, qué le preocupaba, ¿amaba o no a su marido? ¿fue una Primera Dama contenta y satisfecha? ¿o esta pregunta debe partirse en dos?

Jackie era obsesiva y al mismo tiempo mimada. Era sensible pero muy dura cuando quería serlo, y sin embargo, su fragilidad física la hacía parecer muy vulnerable. Acá Natalie Portman está impecable. Imprime esa fragilidad al personaje, ese nerviosismo tabacoso propio de una mujer que no solo acaba de perder trágicamente a su marido sino que los hechos ocurrieron delante de sus ojos, tener que enfrentar dolorosamente la verdad de que sus dos pequeños hijos quedaron sin padre, demostrar al mundo la canallada de la que fue víctima incluso exponiendo a sus hijos, y por último, querer que su marido tenga un servicio fúnebre de estado, tipo el que tuvo Abraham Lincoln hace medio siglo atrás. Con todo esto, más sus propios temores, enfrentar la soledad, abandonar la Casa Blanca, y todavía estar a la vista de millones de personas, desequilibraron a Jackie.

La película la sostiene Natalie Portman. La película es Natalie Portman. Sin exagerar, deben ser dos planos en todo el film en que ella no aparece. Larraín, aparte, la muestra en un primerísimo plano, por lo que ella abunda la pantalla la hora y treinta y ocho minutos del film. Su carrera para ganar el Oscar a la Mejor Actriz Protagónico no debería ser opacada ni siquiera por Isabelle Huppert (‘Elle’) y menos por Emma Stone (‘La La Land’). Aparte que al norteamericano le gusta esa cosa histórica y sobre todo ver bien parados a sus héroes locales, y Jackie es una de ellos.

Pablo Larraín construye una película histórica en que se muestran todos los acontecimientos de la época aunque no en su estricto orden cronológico. Larraín ya ha utilizado en otras películas esta forma de relato anacrónico en el que va hacia al pasado constantemente para contar la historia, sin miedo de confundir al espectador. Asimismo, el director chileno se ha acostumbrado a filmar contextos históricos importantes. Todos acerca de nuestra historia nacional reciente, siendo ‘Jackie’ la primera que toca un punto histórico importante fuera de nuestras fronteras. Con “Post Mortem” (2010), “No” (2012) y “Neruda” (2016) toca momentos importantes de exilio, asesinatos de Presidentes y Golpes de Estado; con “El club” (2015) se atrevió a denunciar mediante una delicada historia, el abuso sacerdotal en un punto de la historia de nuestro país. Hasta “Tony Manero” (2008) refleja un punto sensible del país como fue la pobreza de los 80’s en tiempos de dictadura.

Larraín filma elegante, con mucha simetría, con parsimonia. Descansa en la fotografía para disfrutar de esa filmación tibiamente colorida de la producción. Utiliza planos frontales para la entrevista y juega con los planos simétricos cuando nos quiere mostrar el contexto histórico. Bien Larraín atreviéndose a retratar un pedazo tan sensible de la historia norteamericana.

‘Jackie’ está nominada a tres premios Oscar: Mejor Actriz Protagónica, Mejor Diseño de Vestuario y Mejor Banda de Sonido Original. En los Globos de Oro solo Portman fue nominada y lamentablemente perdió ante Isabelle Huppert (‘Elle’). El film ya ha ganado alrededor de 30 premios alrededor del mundo, y faltan festivales aún en los cuales participar.

Al ser una película de testimonio, ‘Jackie’ tiene un ritmo pausado, se disfruta, se sufre también, desgarra a veces, y tiene la gracia de permitir que conozcamos a esta mujer que en el contexto histórico es muy lejana a nuestra cultura, pero que su esencia humana la podemos ver en muchas mujeres que nos rodean. No se la pierda.

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @SoloBernal_

Ficha Técnica

Nombre: Jackie

Director: Pablo Larraín

País: Chile, Estados Unidos

Duración: 98 minutos

Elenco: Natalie Portman, Peter Sarsgaard, Billy Crudup, John Hurt

Comentarios

comentarios

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Revisa también

fullmetal-alchemist-176454

Así se ve Alphonse Elric en el live action de “Full Metal Alchemist”

Para los fans del manga y las dos versiones de animé de “Full Metal Alchemist”, la ...

One comment

  1. Sera de ritmo pausado y calmo (lo que no tiene nada de malo, por cierto, si obedece al buen desempeño de la historia…aqui lo hace) pero se me paso volando igual. Notable la actuacion de la Portman que se echa encima el peso del relato, y lo saca adelante con grandeza…lo que hace aun mas interesante la carrera por el premio a la Mejor Actriz (esta debe ser la categoria de la muerte este año).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *