Crítica de cine: “Inmersión”

Siempre se recomienda que para el amor, se debe ser sincero con la otra persona desde el principio. Y no solo para el amor, sino que es una máxima que aplica para todas las circunstancias y relaciones de este mundo.

James (James McAvoy) es un espía que trabaja para una agencia internacional y que tiene como misión viajar al Medio Oriente en calidad de proveedor de soluciones para la escasez de agua de la región, con el fin de desarticular una poderosa conspiración de mentes sumamente peligrosas. Mientras está cargando energías en una isla antes de comenzar la misión conoce a Danielle (Alicia Vikander), quien más que una oceanografa, como ella misma se denomina, trabaja en un lindo desafío;  llegar a la última capa del océano y traer muestras a la superficie. Ellos logran comenzar una relación sentimental basada en la confianza y en el encuentro de dos personas solitarias con necesidad de otro yo, pero que con mucho pesar deben despedirse ya que James comenzará su misión, siempre con la promesa de volver a reunirse.

James no le cuenta a Danielle lo que realmente hace, lo que provoca una angustia eterna que acompañará a la protagonista a lo largo del film.

La película juega de frentón con la sensación de claustrofobia. Ella debe sumergirse con dos personas más a profundidades donde ningún otro ser humano puede llegar. Ella sabe bien lo que ocurriría si presentan problemas, la escasez de oxígeno, la falta de luz, la incertidumbre, todo en una nave donde apenas caben sus tripulantes. Por su lado, James también sufre de un encierro oscuro y claustrofóbico, lo que mueve al espectador a preguntarse si estos amores se pueden basar en sentimientos opresivos de falta de espacio o simplemente ellos lo provocaron. Porque su relación no es claustrofóbica, pero dada la omisión de información relevante de uno hacia el otro, puede crear esta sensación de angustia, mostrada en imágenes por las circunstancias (y por separado) de cada uno de los protagonistas.

Dirigida por el alemán Win Wenders (“Las Alas del Deseo”, “Buena Vista Social Club”), la película es bastante mezquina en fotografía. Incluso algunas secuencias no están bien editadas. Por otro lado, los flashbacks que utiliza están muy bien puestos y no supone confusión para el espectador en cuanto al hilo temporal o atemporal de la historia.

Si bien veníamos de ver a James McAvoy haciendo ocho papeles distintos en la sorprendente “Fragmentado” (Split, 2016) y con una astucia que solo Shyamalan podía estrujar, acá queda al debe, aunque aún no logro discernir si es culpa de él o de la dirección y sentido del personaje. En el caso de ella, tiene una actuación un poco menos de aceptable.

A pesar de esos baches, la película tiene un ritmo armonioso y logra contar bien la historia, haciendo  que el espectador empatice con ambos personajes y aceptar la apuesta de lo que ocurrirá con ellos hacia el final.

“inmersión” es una historia de amor que reside en la claustrofobia, aunque sus personajes no lo quieran así.

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @DanielBernalY

Ficha Técnica:

Título: Inmersión (Submergence)

Director: Wim Wenders

País: Alemania, Estados Unidos, Francia y España

Duración: 112 minutos

Elenco: James McAvoy, Alicia Vikander

Autor: Cine

Compartir este post

1 Comentario

  1. Lo principal en cualquier tipo de relación, es ser sincero y transparente con el otro, es una forma de demostrar respeto hacia las otras personas, siendo así, eres tú quien se hace un favor, ya que quien quiera quedarse a tu lado lo hará conociendo tus miedos, inquietudes, imperfecciones, etc.

    Comentar

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *