Crítica de cine: Godzilla Rey de los Monstruos

No es raro escuchar en varios largometrajes la frase que indica que el planeta Tierra no le pertenece al ser humano, sino que es de sus animales y organismos ancestrales. Esta no es la excepción.

La empresa Monarch Systems está encargada de mantener en hibernación varios “titanes” repartidos en distintos continentes del mundo. Para mantenerlos en un estado de no violencia, la doctora Emma Russell (Vera Farmiga) diseña junto a su marido un aparato que es capaz de imitar los sonidos guturales de los “monstruos” para lograr dicho objetivo. La primera vez que se utiliza es sobre “Mothra” (Reina de los Monstruos), una larva de polilla gigante que está a punto de despertar dentro de su proceso normal de mutación. Intempestivamente, la sala de pruebas (en donde también se encuentra el doctor Serizawa) es atacada por una unidad que se dedica a la defensa y conservación de las especies animales, en donde incluyen a los titanes también. Es así como Russell y su hija Madison (Millie Bobby Brown) son secuestradas, y comienza la búsqueda de ellas. Mientras esto ocurre, el sonido imitador de voces ha despertado a más de un monstruo, lo que provoca la reacción de Godzilla, quien se impacienta por la aparición de uno de sus contrincantes más acérrimos: el monstruo de tres cabezas, el denominado Monstruo Cero, “King Ghidorah”.

Cinco años se demoró en aparecer esta segunda parte del reinicio de la historia que pudimos ver en “Godzilla” del año 2014. En esa primera parte, Japón es azotada por el despertar de unos monstruos que copulan y preparan todo para el nacimiento de sus crías. Ahí llega Godzilla para evitarlo. Sin embargo, es muy potente el mensaje que la ciudadanía está dividida con respecto a que si Gojira es una amenaza o un monstruo protector. En “Godzilla, Rey de los Monstruos”, esta división se palpa por las trágicas experiencias personales de los protagonistas ocurridas en el 2014, que perduran en el tiempo y hacen tomar malas decisiones cinco años después.

La dirección está a cargo de Michael Dougherty. La película no destaca por la dirección precisamente ni tampoco por su guion, sino que explota todas las dimensiones de los titanes. Si bien hubo quejas por el tipo de monstruos de la primera entrega, en esta secuela se muestran a cada rato y en todo su esplendor, inundando la pantalla, con muchas batallas y momentos de suspenso y acción.

La película está hecha para fanáticos y para quienes tienen una base de conocimientos con respecto al legendario monstruo japonés. Hay momentos realmente épicos, como al inicio cuando muestran una base submarina de Monarch Systems en donde monitorean la actividad de Godzilla, hasta que aparece delante de sus ojos. También las batallas, las transformaciones de nuestro héroe (Godzilla destella luz celeste y luego lo podemos ver literalmente “en llamas”), la aparición de otros kaijús conocidos y que emoción verlos en pantalla, y por su puesto las apariciones de nuestro lagarto que lo posicionan como el verdadero Rey de los Monstruos.

La música incidental está tan bien lograda que nos transporta a los programas de TV de las décadas de los 70 y 80 en donde las trompetas se encargaban de crear el suspenso alrededor de las escenas.

¿Y el mensaje? También está, como viene ocurriendo en estos dos últimos decenios sobre todo en las películas de ciencia ficción. Se supone que los humanos somos los responsables por el deplorable estado de nuestro planeta. Somos los causantes de su destrucción. Nosotros les arrebatamos la tierra a sus verdaderos habitantes, los titanes, quienes volverán para forzar y restaurar el equilibrio. Suena lindo, ¿no? Pero adivinen, algo sale mal.

Entretenida película de ciencia ficción para disfrutar en el cine, como corresponde. No esperen una historia más interesante, ya que, con la presencia de tanto lagarto, dinosaurios y bichos gigantes, estamos más que pagados. ¡Larga vida al Rey de los Monstruos!

 

Por Daniel Bernal
En Twitter: @DanielBernalY

 

Ficha Técnica:
Nombre: Godzilla: King of the Monsters
Director: Michael Dougherty
País: Estados Unidos | Japón
Duración: 191 minutos
Elenco: Vera Farmiga, Mark Russell, Ken Watanabe, Millie Bobby Brown

 

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *