Crítica de cine: “Detective Pikachu”

Volver a la niñez nunca pasa de moda.

Divertida, misteriosa y hasta nostálgica es la nueva entrega de Pokémon “Detective Pikachu”, un live action dirigido por Rob Letterman (Monster v/s aliens) que no pasará desapercibido para los amantes de los videojuegos, la serie, e incluso entregas cinematográficas anteriores.

En esta oportunidad, la cinta cuenta la historia de Tim Goodman (Justice Smith), un joven de 20 años que soñaba con ser un maestro Pokémon, hasta que se dio cuenta que por culpa de esto su padre – quien era detective- nunca le dedicó el tiempo que requería un niño. Un día, le informan que su progenitor falleció junto a su Pikachu (Ryan Reynolds). Sin embargo, tras un viaje a la ciudad donde ocurrieron los hechos descubre que este último sigue vivo, pero sin ningún recuerdo en su mente. Es allí donde empieza la aventura para saber qué pasó realmente y si está en peligro el mundo Pokémon.

Gracias a los avances tecnológicos que tenemos hoy en día, la animación de la cinta es realmente impresionante. El cabello de los Pokémon, el brillo de sus ojos o incluso el hecho de que si pasaban por alguna situación se ensuciaban, son algunos de los detalles que llegan a dar cierto toque realista a estos pequeños y grandes seres, lo que era totalmente necesario en un live action.

Ya hablando de la trama debo decir que no me parece apta para cualquier niño, ciertas bromas y el dramatismo del principio – que se muestra de manera un tanto lenta para una película infantil- puede provocar (en algunos casos) que los pequeños de la casa no se concentren e incluso, podrían asustarse con algunos personajes. Sin embargo, para los más grandes que crecieron con la primera generación de Pokémon va a ser una gran experiencia, ya que los personajes del origen de este mundo son aquellos que más destacan por su relevancia en la historia.

También, me gustó que la película se inclinara hacia una historia llena de misterios. Esto logra que sea atrapante y que un público mayor, y fanático, pueda disfrutarla perfectamente. Este punto más los toques de humor, logra que la cinta tenga un buen ritmo, el que incluso hace que algunas cosas de la trama sean totalmente inesperadas.

Otro punto que destaco muchísimo de la apuesta, es el hecho de que se profundizara más en las personalidades de los Pokémon; se podía notar cómo se sentían, sus inquietudes e incluso sus molestias. Este recurso se explotó de una forma bastante entretenida, ya que la exageración de ciertas situaciones logró sacar varias risas en la función. Esto es algo que prometía el tráiler: ser una película divertida.

Por esto y mucho más no se puede perder Detective Pikachu, una ventana a lo que podría ser incluso solo el principio de muchas más entregas, que espero sigan la línea de lo divertido, lo nostálgico y lo clásico.

Por Francesca Massone C.

Sígueme en @france_massone

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *