Critica de cine: Condorito, la película.

No sé si a todos les pasa, pero cuando uno habla de “Condorito” en un grupo, siempre alguien dice “Yo aprendí a leer con Condorito”… ¿No? ¿Sólo me pasa a mi?. Quizás no les pasa algo tan exacto, pero “Condorito” ha estado presente en la vida de todos, nos guste o no nos guste. No recuerdo si alguna vez tuve uno que fuera mío, pero sí recuerdo haber leído muchos, en distintos lugares y momentos de mi vida. Los encontraba en las salas de espera de dentistas, doctores, en los revisteros de las peluquerías, en las casas de amigos, en la biblioteca del colegio (ese era el nivel de literatura que nos tenían)… en todos lados. Nunca supe si me daban risa real, pero de que me entretenía leerlos, me entretenía.

Hubo muchos intentos de llevar a “Condorito” a la pantalla, grande y chica, antes de esta película. Todos fracasaron, por distintas razones. Por eso, cuando salió el tráiler de “Condorito, la película”, me quise morir… ¿En serio, el pajarraco en el espacio? Y un montón de chistes sueltos… todo apuntaba a un total y completo fracaso.

No es tan así. Voy a decir las cosas malas primero, para que no digan que soy condescendiente y que es la nostalgia la que no me permite ver las fallas de la historia: sí, es totalmente absurdo que “Condorito” salga al espacio (¿Qué onda con los latinoamericanos, que cuando quieren que una historia sea grande le meten extraterrestres?), hubiera preferido que la historia se contara en su totalidad en “Pelotillehue”, hay personajes que se pierden y tiene muchas referencias gringas. La música no tiene nada nuevo y, al menos en la versión chilena, hay algunos modismos mal utilizados e innecesarios, los chistes sobre la fealdad de doña “Treme” son pasados de moda, etc.

Pero… la pasé bien. Fueron 90 minutos en los que no miré mi celular y que me reí de verdad. Yo pensé que iba a ver una película con muchos chistes sueltos, pero no, tienen un hilo narrativo que es raro (de nuevo, ¿por qué en el espacio, con extraterrestres y parafernalia?), pero FUNCIONA. La historia se cuenta, es raro ver a “Condorito” como un héroe, pero ahí está con su esencia juguetona, aunque eché de menos la picardía maligna del personaje. El universo está, hay partidos de fútbol de “Pelotillehue” contra “Buenas Peras” y está bastante cercano a lo que es una pichanga de barrio. Aparece la publicidad del universo del cómic, que a mi siempre me daban más risa que los chistes (“Tome pin y haga ¡pun!”, “Bomba lacrimógena ‘mis ojos, mis ojos’”), aparece el caballero sonámbulo, los amigos de “Condorito”, que me dejaron con gusto a poco, quisiera ver mucho más de ellos, y “Pepe Cortisona”, que tiene la voz de Cristián De la Fuente en todo Latinoamérica. Un detalle que me pareció importante, por que… “Ce hache iii” pos.

No es una obra de arte, pero tengo fe en que abrirá la posibilidad de hacer más películas de “Condorito”, quizás con una historia más cercana a Latinoamérica, no sólo a Chile. Porque, ojo: esta película fue ideada por peruanos, producida por mejicanos y gringos, lo que, al menos a mi, me habla de la grandeza de este personaje de origen humilde y tan pillo, por la reflauta.

Por Gaby Potter.

 

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *