Crítica de cine: “Blanca oscuridad”

En el año 2005 se vivió una de las tragedias más grandes que, no solo sufrió el Ejército de Chile, sino el país entero. 44 conscriptos más un sargento fallecieron por hipotermia en la localidad de Antuco, en la octava región. ‘Blanca Oscuridad’ relata, sin pretensiones, el drama vivido por dos sobrevivientes de la tragedia y de uno de los fallecidos.

El documental está construido sobre la base de relatos familiares, sobrevivientes y miembros del Ejército que vivieron de cerca o en carne propia la tragedia. Primero, relatado en primera persona y en voz en off, escuchamos a uno de los conscriptos contar sus deseos de un joven de 17 años con respecto a hacer carrera en la Armada de Chile, y como tuvo que cambiar de idea al no ser aceptado. Ahí se abre la opción de pertenecer al Ejército con sede en la ciudad de Los Ángeles, uno de los más reconocidos regimientos a lo largo de todo Chile, siendo el que tiene el mayor número de conscriptos voluntarios para hacer el Servicio Militar.

A poco andar de la historia, junto con el relato de la madre del conscripto que va relatando su vida, nos damos cuenta que no es un sobreviviente sino que es uno de los fallecidos en la tragedia. Buena sorpresa en el timeline del documental, ya que significa un golpe en la historia. Dos sobrevivientes más relatan la tragedia revisitando tanto el regimiento como la ruta de la muerte, esos 24 kilómetros que tuvieron que atravesar caminando y sin los uniformes adecuados para poder soportar el temporal de nieve y frío que sufrieron esos niños casi hombres, donde muchos de ellos tenían la esperanza de hacer de su vida una carrera militar, deseo truncado abruptamente tanto por la irresponsabilidad de los sargentos que los acompañaban como por el trauma de los que lograron sobrevivir.

El documental no quiere mostrar culpables. No es partidista. Solo muestra una tragedia que es gigante y que sin embargo mucha gente, en su momento, deseó que decantara pronto para que se olvidara luego, y que la vida continúe. Uno como espectador debe sacar sus propias conclusiones.

Juan Elgueta Ortiz, su director, muestra de forma limpia y elegante imágenes del lugar de los hechos. Mueve la cámara con sutileza y sin pretensiones, y la pone donde tiene que estar. La fotografía es impecable y va acorde a las secuencias que presenciamos. El relato intercala la historia misma junto con una explicación visual del significado de lo que es la hipotermia, usando imágenes alternativas y subtítulos en pantalla. Este recurso rehunda en lo que significa para un adolescente de 18 años morir de hipotermia a los pies de la montaña, en una caminata que era total y absolutamente evitable.

Un muy buen documental, directo, atrevido y veraz que no decae en ningún momento, y que no tiene más miramientos que mostrar lo que al pasar el tiempo el país no ve, el dolor de familias que la televisión nunca más mostró.

No se lo pierda.

Por ©Daniel Bernal

En Twitter: @SoloBernal_

 

Ficha Técnica

Nombre: Blanca Oscuridad

Director: Juan Elgueta Ortiz

País: Chile

Duración: 80 minutos

Author: Cine

Share This Post On

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *