Crítica de cine: “Blade Runner 2049”

Existen películas que al momento de su estreno, o con el paso del tiempo, son catalogadas como obras maestras. Gigante calificación para una obra que, primero, es tanto de gusto masivo como de especialistas, y segundo, cumple con un adecuado equilibrio entre características técnicas cinematográficas como son fotografía, montaje, dirección y actuación. Y los años le dieron ese calificativo a ‘Blade Runner’ de Ridley Scott, estrenada en 1982, película oscura, de ambientación pesada y sobrecargada, que logró instaurar en Occidente el término de “cyberpunk”, y que tiene el gran mérito de lograr otro giro en el mundo de la ciencia ficción.

Dado el éxito y la magnificencia de ese film, muy pocas voces, autorizadas o no, se alzaban para idear y construir lo que podía ser una secuela. Fue el mismísimo Ridley Scott quien decidió correr el riesgo contratando prácticamente al mismo equipo que lo ayudó en el ’82 en la creación de ‘Blade Runner’. Pero Scott no podía dirigir debido a compromisos ya adquiridos, por lo que debía darle esta ardua, pesada y arriesgada tarea a alguien más, eligiendo a Dennis Villeneuve como director, que venía precedido de muy buenas críticas a sus películas “La Intriga” (2013), “Sicario” (2015) y “La Llegada” (2016). Con Villeneuve el equipo estaba completo.

‘Blade Runner 2049’ es una obra cálida, bien armada, compleja en su estructura y que deja un suave y largo final. “Joe” (Ryan Gosling) es un “blade runner” que debe encontrar y “retirar” a una facción de replicantes que lograron sobrevivir y escapar al gran apagón que se produjo en el año 2022. Joe trabaja para la policía y es uno de los hombres de confianza de la Teniente “Joshi”, interpretada por la siempre impecable Robin Wright, y que es la encargada de la misión de “retirar” a los replicantes que andan sueltos por el país. Ya en el primer encuentro con uno de ellos las cosas se complican para “Joe” ya que descubre los restos óseos de un replicante y la evidencia de que fue una mujer que murió al momento de dar a luz. Pero, ¿Cómo es posible que un replicante, un robot, una imitación humana, por muy parecida que fuese, pueda dar a luz?

En este contexto, “Joe” irá avanzando en su objetivo, pero no sin antes poner en cuestionamiento su propia existencia.

La película hacia la mitad de duración se diluye en su propia trama, exagerada en el ánimo de no dejar nada al azar, lo que provoca que el espectador se vaya confundiendo con el pasar de las imágenes. Los 160 minutos de film pueden reducirse a 130 y tendríamos la misma película de calidad que es. No mucho más adelante, la película retoma el ritmo inicial y nos deleita con un excelente desenlace.

Sin perjuicio de lo anterior, quizás ese sea el único pecado de “Blade Runner 2049”: las ganas de ser perfecta. El filme goza de una fotografía extraordinaria, donde nada queda al azar. Los planos, colores, movimientos, secuencias, tienen un estilo y un sello que destacan por sobre muchas otras obras de ciencia ficción. El cuidado del tono, la luz, y los mismos efectos especiales dan a “Blade Runner 2049” una delicia a los ojos. Sin entrar en comparaciones, deja atrás ese ambiente sobrecargado de la original para presentar el mismo escenario pero un poco más liviano, con menos ruido. Los planos de la ciudad vista desde los autos voladores, los edificios, los avisos publicitarios a todo color (Coca Cola, Sony y Pan-Am, Peugeot y un gigante anuncio de Atari) no hacen otra cosa que ubicarnos en ese ambiente descrito hace 35 años atrás por Ridley Scott. Las actuaciones son impecable, especialmente Jared Leto, quien ya nos tiene acostumbrados a sus memorables interpretaciones, y a la de “Joi”, el holograma y pareja casi física de “Joe”, interpretado por Ana de Armas, que logra llenar la pantalla con su sola presencia.

Si bien la música en un principio estaría a cargo de Johann Johansson –Villeneuve prescindió de él ya que quería “algo más cercano a Vangelis”, autor del soundtrack de “Blade Runner”–, y es el mismísimo Hans Zimmer quien pone la firma a la banda sonora. Sin entrar en comparaciones una vez más, la música es apropiada a cada momento del filme, se nota la mano de Zimmer y no solo aprueba sino que tiene momentos majestuosos.

Resumiendo, tenemos un filme muy bien cuidado, muy bien actuado, donde todo fluye para que sea una película compleja y completa. Es increíble como sus creadores lograron abrir la historia y hacer una obra que es una continuación original y perfecta del clásico de 1982. “Blade Runner 2049” se debe apreciar en el cine y dejarse llevar, acompañar a “Joe” en su travesía y disfrutar de todo lo que Villeneuve dispuso para el espectador.

Los fans de “Blade Runner” pueden estar tranquilos. La emoción hará que en más de una oportunidad se les ponga la piel de gallina.

Por Daniel Bernal

En Twitter: @SoloBernal_

FICHA TECNICA

Título: Blade Runner 2049

Director: Denis Villeneuve

País: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá

Duración: 163 minutos

Elenco: Ryan Gosling, Robin Wright, Ana de Armas, Sylvia Hoeks, Jared Leto, Harrison Ford

Autor: Cine

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *