Crítica de Cine: Battle Angel

En el siglo XXVI, en un mundo en donde el Apocalípsis aun dejaba entrever los restos de una otrora civilización, un hombre que por profesión tiene la de componer robots y también poner prótesis robóticas a humanos, encuentra a una olvidada cyborg entre escombros, quien tenía su cerebro humano totalmente intacto. Al componerla, el doctor Ido (Christoph Waltz) bautiza a su nueva creación como “Alita”, nombre que tenía su única hija. La joven, que representa unos 17 años, mientras se va acostumbrando a su nueva vida, trata de recordar el pasado, quien era y como “murió”. En el camino conocerá el amor, pero también al hombre que mira todo desde la nave que está en las alturas, y que sabe perfectamente quien es ella.

Lo primero que hay que rescatar es que la película respeta trama y atmósfera del manga original y también del dibujo animado. “Battle Angel Alita” fue una historieta japonesa que debutó en 1990 y que tuvo mucho éxito en la juventud de la época, por lo que tuvo dos entregas en dibujos animados.

Y es que tenemos a dos monstruos del cine tras esta súper producción llena de efectos especiales: el productor y guionista James Cameron (“Avatar”, “Titanic”, “Terminator”), y el director Robert Rodríguez (“Del Crepúsculo al Amanecer”, “El Mariachi”, “Sin City”).

La película tiene un buen ritmo, no decae y mantiene la atención del espectador. Mientras avanza el filme comienza el desfile de estrellas, todos ellos ganadores de, al menos, un premio Oscar: Jennifer Connelly, Christoph Waltz y Mahershala Ali.

En cuanto a la trama, la película no tiene mucho de original: se reconstruye un cyborg que resulta ser muy especial, antagonistas que desean destruirla, mientras participa en un torneo al que le pidieron que no lo hiciera y, como no, encuentra también el amor de un chico de no muy buenas costumbres.

De soslayo podemos ver la crítica social que se hizo en el Japón de la época, que dura hasta hoy y que seguramente ocurre en la mayoría de las naciones hoy y siempre: los desplegados (pobres) tienen como única meta llegar a la nave que está en las alturas (riqueza), donde todo es comodidad y confort.

El filme funciona porque aunque la historia no tenga nada de original, tiene el carisma de su protagonista (una humana-cyborg, en donde hubo un gran recurso de efectos especiales para hacer aparecer a este ser humano como robot), los antagonistas son personajes interesantes y, además, juega muchas veces con el factor sorpresa. Algo de humor negro también se puede apreciar y disfrutar.

Así es que los fanáticos nostálgicos de animés pasados no tienen de qué preocuparse. Puede que en el detalle, como muchas veces ocurre, queden disconformes con algún personaje o alguna línea del concepto en su totalidad, pero anda bien, entretiene y mantiene los cánones originales. Muy recomendable para los amantes de la ciencia ficción, en donde no se abusa ni de la violencia ni de escenas exageradas o fuera de contexto. Para ir a disfrutarla en familia.

 

Por ©Daniel Bernal
En Twitter: @DanielBernalY

 

Ficha Técnica:
Título: Battle Angel (Alita: Battle Angel)
Director: Robert Rodríguez
País: Canadá | Estados Unidos
Duración: 122 minutos
Elenco: Rosa Salazar, Christoph Waltz, Jennifer Connelly, Mahershala Ali, Keean Johnson, Casper Van Dien

 

Autor: Cine

Compartir este post

1 Comentario

  1. entretenida, las dos horas no se sientes.

    Comentar

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *