Crítica de cine: “Aquaman”

Desde hace tiempo el realizador malasio James Wan viene demostrando que es un hábil contador de historias, especialmente de terror, siendo el hombre detrás de títulos como “El juego del miedo” “El Conjuro” e “Insidious”. Ahora, con una cinta con un presupuesto mucho mayor, decenas de locaciones y personajes, Wan nos muestra que también es capaz de hacer una superproducción a la vieja usanza, pues esta película no solo es una de las mejores cintas de superhéroes del año, sino que su narrativa nos recuerda al mejor cine de Spielberg o George Lucas.

Esto porque la película es una tremenda aventura de principio a fin, con escenarios increíblemente bien desarrollados (grandes, hermosos), al punto de que apuesto desde ya que la cinta estará nominada a varios premios Oscar, incluyendo mejores efectos visuales, dirección de arte y diseño sonoro.  Y para lograr esta aventura, el director no solo se apoya en los elementos estéticos; la historia es ágil y divertida (aunque el guion tiene algunos vacíos inexplicables), tiene personajes atractivos, humor y por supuesto muchas escenas de acción.

Otro mérito de Wan es que logra sacar lo mejor de Jason Momoa, un actor que no tiene grandes dotes actorales pero sí es carismático, algo que comparte con actores como Schwarzeneger. Momoa hace un Aquaman muy querible, simpático a más no poder, incluso a pesar de sus torpezas. Esto no es menor considerando además que dentro del mundo de los cómics de DC, Aquaman es un personaje de segunda línea; no tiene la popularidad de Superman o Batman, y lo poco que se sabe de él es que “habla con los peces”, lo que en general es motivo de burla.

La historia comienza con los padres de Aquaman (Arthur Curry);  la reina de la Atlántida y el cuidador de un faro. Siendo Arthur un niño, los atlantes van por su reina y la separan del pequeño y su padre. De esta forma Arthur se cría en tierra firme, aunque es entrenado por Vulko (Willem Defoe) para que sepa luchar como los atlantes.

Tres décadas después, el medio hermano de Arthur es el rey Orm, quien está empecinado con conquistar al mundo de los terrestres (los que vivimos en tierra firme). Orm, quien odia a Arthur por ser un bastardo que se crió lejos del agua, es interpretado por Patrick Wilson y es un villano bastante decente; no alcanza a ser un antagonista memorable como El Guasón o Thanos, pero al menos es lo suficientemente potente como para no bajar el nivel de la película.

Para que Aquaman se pueda enfrentar a Ork y luchar por el trono, deberá encontrar un mítico tridente, en lo que será una aventura al más puro estilo de Indiana Jones, viaje en el que será acompañado por la temeraria princesa Mera.

Resumiendo, “Aquaman” es un gran espectáculo cinematográfico: ágil, muy divertida y con personajes tremendamente carismáticos. Sin duda la gran aventura en lo que queda del año.

Por Juan Carlos Berner

Sígueme en @jcbernerl

Autor: Cine

Compartir este post

2 Comentarios

  1. Me gustó mucho y sobre todo que tenía imágenes increíbles obviamente que con la tecnología esto hace que sea posible los personajes muy bien logrados humor acción y romance recomendada 💯 % la disfrutaran al igual que yo .

    Comentar
  2. Qué linda critica :,)

    Comentar

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *