Crítica de “Chicago Boys”: El fantasma que aún permea nuestra economía

La historia reciente de nuestro país está marcada por el golpe militar del año 1973. Los militares derrocarían por la fuerza el gobierno de Salvador Allende y serían los encargados de conducir el país de ahí en más. Pero, ¿Estaban los uniformados capacitados para hacerse cargo, entre otras tantas materias inherentes a la conducción de un país, de la economía del mismo?

Los “Chicago Boys” fue un grupo de estudiantes de la Universidad Católica de Chile que viajaron a Estados Unidos en la década del 60 para estudiar Economía en la Universidad de Chicago. La finalidad del convenio era capacitar a estos estudiantes en el transgresor modelo económico “neoclásico” o “monetarista” como se denominaba en aquellos años, liderado por el mundialmente famoso economista norteamericano Milton Friedman. Tanto los registros documentales de sus estudios, como la asesoría personal de algunos de ellos, sirvieron de piedra fundamental para asentar las bases económicas del gobierno militar (o dictadura) de Augusto Pinochet Ugarte.

Carola Fuentes y Rafael Valdeavellano, sus directores, demoraron cuatro años en la conclusión de este documental, en el que se atreven a entrevistar a la primera “promoción” de estudiantes que viajó a Chicago, pioneros en el modelo económico que implementaron los militares después del abrupto término del gobierno de Salvador Allende.

El documental, sin ser tendencioso hacia una postura de izquierda políticamente hablando, tiene la gracia en que la línea conductual se construye a partir de los mismos diálogos, los que no encajan en la realidad nacional tanto de esa época como en la de ahora. Es sorpresivo, como principal ejemplo y por decir lo menos, escuchar a los protagonistas desconociendo toda violación a los derechos humanos cometidos en el país desde el año 1973. Las imágenes y los diálogos dejan al descubierto la polaridad que vive el país hasta nuestros días. Hay un gran acierto en mostrar una reunión de hace un par de años atrás en que participan todos aquellos que han ido a estudiar la misma ideología a la misma universidad norteamericana y en donde los valores más jóvenes siguen defendiendo las políticas económicas utilizadas y que a la postre es la responsable de la gran brecha social imperante en nuestro país. Lo irrisorio, es que desconocen la existencia de esta brecha, tildándola irresponsablemente como de “envidia” social.

“Chicago Boys” tiene un hilo conductor muy bien definido, la edición de las imágenes también están perfectamente hilvanadas, se nota un trabajo meticuloso en que nada quedó al azar. Se eligieron muy buenas imágenes de la época en cuanto a las vivencias de los estudiantes chilenos, del “pronunciamiento militar” y de nuestros años recientes.

Ojalá muchos jóvenes que nacieron desde los 80 en adelante asistan a ver este documental. Es parte de nuestra historia reciente, en caliente, y que da una mirada etérea, monetaria, no de choque, no de metralletas.

Quizás lo único que no entendí es que ellos se encargan de dejar en claro que durante su estadía en Estados Unidos vivían con lo justo, que comer en McDonald’s era un lujo, por ejemplo. Sin embargo, sus salidas, juegos y tiempo libre fueron registrados por una cámara de video de su propiedad, tecnología más que exclusiva para la época. No lo entendí pero no me sorprende. Cosas de los “Chicago Boys”.

Por ©Daniel Bernal
@BernalusTwit

Ficha técnica:
Título: Chicago Boys
Año: 2015
Directores: Carola Fuentes y Rafael Valdeavellano
País: Chile

Autor:

Compartir este post

Comentar

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *