“Better Call Saul”: Final de la Cuarta Temporada

Alerta: Si no viste esta temporada te vas a comer un sandwich de spoilers, así que ojo

Hay que decirlo. Los que pensamos que sería un spin off livianito de un personaje cómico de “Breaking Bad” nos hemos tenido que tragar nuestras palabras. Esta serie nos ha sorprendido cada temporada, llena de detalles que nos muestran que el guion es tan prolijo como el de su serie madre. A veces uno llega a pensar que “Better Call Saul” es igual de buena.

Los que son impacientes no deberían verla. Si eres de los que se quejan por no poder ver al Saul de antaño, vas a puro sufrir. Porque recién al final de la Temporada 4 pudimos ver a Saul Goodman en toda su Goodmanidad. Un declive moral que recuerda bastante al de Walter White, de cuya transformación también vimos el lento proceso. A lo largo de la temporada no sabíamos si Jimmy estaba en negación por lo de su hermano, o simplemente le daba lo mismo. Pero al final lo comprobamos, y por desgracia Kim también. La única ancla que le quedaba con el mundo de la probidad y decencia, parece que lo va a abandonar. Por no mencionar que Kim también ha mostrado tener un lado oscuro que también disfruta con los fraudes, así que no sabemos qué va a pasar con esta pareja.

Mike también ha cruzado una importante línea moral, al mancharse las manos por su jefe. La trama de este personaje sirve no solo para que presenciemos su evolución, sino también para corroborar que en el universo de estas dos series ningún detalle queda al azar, nada es casualidad. No es llegar y tener un laboratorio clandestino bajo una lavandería. Primero hubo que perforar, contratar personal especializado, tomar precauciones para que nadie lo notara, etc. Gus Fring no dejó nada al tuntún.

Es un logro contar una historia cuyo final nadie conoce. Pero es mucho más difícil contar una cuyo final ya se sabe. Todos hemos seguido capítulo a capítulo las aventuras de Jimmy, aunque ya sabemos qué pasará con él. Con “Breaking Bad” al menos las primeras temporadas pensábamos que Walter podría enderezar su camino, o que simplemente habría líneas que ni él cruzaría. Y luego las cruzaba. Con Saul es distinto, sin embargo, nos seguimos sorprendiendo.

Otra cosa que ha contribuido al éxito de la serie ha sido la presencia de personajes de “Breaking Bad”: Gus, Hector, Krazy 8, el tipo de “Vamonos Pest” que roba la figurita Hummel, Huell, etc. Pero no son solo fan service. Nos están mostrando el mundo al que se está integrando Jimmy. Forman parte de su transformación. Ese es el tipo de gente con la que se relacionará Saul cuando su transformación esté completa. No Howard, no Kim. Ellos poca cabida tienen en el mundo de Saul Goodman.

Por último, estoy seguro de que hablo por todos cuando digo que no puedo esperar a que esta serie alcance a “Breaking Bad” y las consecuencias de esta, que nos muestran como Flashforwards en blanco y negro al principio de cada temporada. Además, esta vez también nos mostraron a Saul preparando su huida cuando el caso Walter White fue destapado ¿Conoceremos más sobre su vida como fugitivo? ¿Volverá a ser un ciudadano respetable? ¿O un ciudadano al menos? Jugando a la especulación, sería lindo ver a Kim como la fiscal en el caso que lo acusa de ser cómplice de Heisenberg. Una ironía del destino que le daría circularidad a la historia.

Pero déjenme con mis desvaríos. De cualquier modo, espero mucho de esta serie. Sé que no la alargarán ad infinitum, al igual que con la serie que la precede. Así que haré lo menos sensato que alguien haría: confío plenamente en Jimmy McGill. O Saul Goodman.

Por Felipe Tapia, el crítico con el que asustaban a tus abuelos cuando eran chicos

Author: Cine

Share This Post On

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *